jueves, 13 de diciembre de 2007

SORIA, UN POEMA.




Circunstancias de la vida dieron con mis huesos en Soria capital. No imaginaba que estuviera tan acogedora y tan coqueta en su invierno navideño. Por primera vez en años vi las calles decoradas con luces originales y (!) con versos. La ciudad entera estaba de homenaje a los poetas que la vivieron. En un rincón de la calle "El Collado" me encontré con este poema de Machado y me pareció toda una delicia, así que lo comparto contigo:

Soñé que tú me llevabas
por una blanca vereda,
en medio del campo verde,
hacia el azul de las sierras,
hacia los montes azules,
una mañana serena.

Sentí tu mano en la mía,
tu mano de compañera,
tu voz de niña en mi oído
como una campana nueva,
como una campana virgen
de un alba de primavera.

¡Eran tu voz y tu mano,
en sueños, tan verdaderas!...
Vive, esperanza,
¡quién sabe lo que se traga la tierra!.

2 comentarios:

El Conde de MonteCristo dijo...

Bonito poema y bonito detalle el de la ciudad de Soria. Yo la visité por primera vez hace poquitos años y me agradó a pesar del frío.

¿Algún poeta influyó en los textos de Zarama?

un saludo,
El Conde

ROBERTO MOSO dijo...

Una de mis canciones favoritas de ZARAMA empezaba así "Me largaré pronto de la casa de mi padre, y si algún poeta quiere que vaya a defenderla" (BIDEA ERATZEN).
La verdad es que entonces la poesía era algo que asociaba a plomizas clases de bachillerato. Sin embargo es verdad que cuando menos lo esperas te encuentras con unos versos que te llegan. OINANE (Jon Mirande, sobre un polvo espectacular)e "ITXOITEN" (Xabier Montoia, de su libro "Anphetamina", son dos canciones construidas sobre poemas que me llegaron.