jueves, 13 de marzo de 2008

GORA FREAKYVISIÓN


Qué gracia me hacen todos esos que se rasgan las vestiduras con el "Chiquilicuatro" y su "chiqui-Chiqui". A mí es una historia que me ha encantado. La verdad es que Eurovisión en sí ha sido siempre hortera. Reconozcámoslo. En los mejores tiempos del festival, TVE no enviaba a Los Bravos ni a Los Brincos ni a Lone Star y las versiones de Peret ó Julio Iglesias tampoco eran las mejores. Por alguna razón que se me escapa Eurovisión siempre ha sido reflejo de una Europa de recepción casposa, de "cocktail" de empresa para empleados modelo. Siempre ha predominado el arreglo recargado y los aires ampulosos con orquesta del Maestro Ibarbia dándo oropel a himnos acaramelados. Nada verdaderamente relevante de la música popular británica, francesa o Italiana ha surgido de ahí. Vale, hubo excepciones (confirman la regla, no lo olvidemos)pero de un horterismo simpático y con cierta clase en los sesenta-setenta (Mireille Matheu, ABBA, Sandie Saw ) se pasó al puro aburrimiento en los setenta-ochenta hasta que llegó la hebrea Dana International, ya en los noventa y la estética "partygay" se adueñó del festival. Era cuestión de tiempo de el cupo de Freaks se ampliara a otros territorios. Seamos sinceros, entre una sucesión de cantates melódicos interpretando baladas en bosnio enfundados en trasnochados trajes de gala y el Gran Festival de la purpurina y el frikismo me quedo con lo segundo. Ya era hora de que Europa deje de bostezar.

2 comentarios:

El Conde de MonteCristo dijo...

Ya veo que tenemos la misma sintonía ante el "Chikilicuatrerismo".
Los que más gracia me hacen son los que sienten heridos en su orgullo patrio.


saludos
El Conde

ROBERTO MOSO dijo...

A mi me hacen más gracia todavía los de TELE 5 dándolo en el informativo de Piqueras con aires de "qué vegüenza" cuando están aplaudiendo con las orejas