jueves, 24 de abril de 2008

AMOR Y REPRESIÓN



Se gustaban a rabiar , era evidente, pero no iban a cagarla. El pertenecia a otra mujer, ella a otro hombre. Estaban también los niños y un entramado gigantesco de hipotecas, abuelos, tíos, vacaciones. Además, la diferencia de edad era abismal. Así que un día, casi sin querer, lo hablaron. No podía ser y por tanto no merecía la pena tanta ansiedad. Debían relajarse y punto. Su relación habría de ser limpia, amigable, a cara descubierta. Así que se relajaron. Tanto se relajaron que, claro, acabaron cagándola.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno..jajaja...me encanta
da para un corto de...7 minutitos?
...presentaselo a algun talento en ciernes

Valen

El Conde de MonteCristo dijo...

Si se hubieran imaginado el uno al otro cagando, seguro que no hubieran acabado cagándola, así fuera tentaciones jua jua jua

ROBERTO MOSO dijo...

Valen:No me fio de los talentos en ciernes del celuloide. Si funciona el corto se olvidan enseguida de donde sacaron la idea...(ya te contrái yo)
Conde: No creas, recuerdo una preciosa película (el título no)en la que el protagonista, enamorado, cogía con la mano un (preocupante)trozito de caca de su chica. Siempre pensé que eso era una escenificación cojonuda del amor.