miércoles, 30 de abril de 2008

"MONTRUO" "AUSTRIA"


Si tecleas en GOOGLE "Montruo" y "Austria" la pantalla se te llenará de referencias al monstruoso Josef Fritzl y su espeluznante historia. Al terminar los dibujos animados, los niños comparten el bocata de Nocilla con relatos de terror. "Monstuo" "violaba a su hija" "quemó el cadaver del bebé"... ellos preguntan asombrados y uno se sorprende recurriendo a simples argumentos: "un hombre muy malo" "oso gizon gaiztoa"... en el fondo tambien nos lo decimos a nosotros mismos: "Es el producto de un loco, de un hijoputa, de un tiparraco autoritario y engreído". Me atrevería a decir que él mismo, cuando se supo lo del anterior secuestro en Austria, juzgaría al secuetrador de Patricia Campus de parecida manera. Queremos que sean monstruos y no personas porque lo contrario sería reconocer que pertenecemos a la misma especie. ¿Cuantos casos como éstos estarán ocurriendo ahora, impunemente?. En la clandestinidad de nuestros pensamientos nos imaginamos castigándole dura, ejemplarmente. En las tertulias radiofónicas se repite un comentario perverso: "Este tipo de reclusos lo pasa muy mal en la carcel" (je je je). En estas circustancias a ver quien es el guapo que se atreve a hablar de "presunción de inocencia" o de "derechos del recluso", no, se diría que deseamos íntimamente que una camarilla de presos maleados le puteen sin descanso. Tambien se dice que el tipo "no era consciente del mal que hacía". Es la leche, sabes que hay gente valiosa y de buen corazón que se quita la vida por véte a saber qué tormentos internos y después el mundo está plagado de "monstruos"que están "encantados de conocerse". Me pregunto si no seremos todos algo monstruos.

3 comentarios:

El Conde de MonteCristo dijo...

Tú sí que eres un monstruo de la locución...ya decía yo que me sonaba la voz en off del reportaje sobre el aniversario de la liga del Athletic.

El error está en intentar comprender las conductas de estos "monstruos". Eso es algo para que se entretengan los psiquiatras.

Para cualquier acto ajeno, solemos intentar entenderlo bajo nuestra óptica. Es decir, pensamos que los demás son como nosotros mismos. Y es un error de base que sin darnos cuenta hacemos a diario.

saludos,
El Conde

ROBERTO MOSO dijo...

¡Me lo he perdido! es decir ¡me he perdido a mí mismo!...en fin.

Con el otro tema prefiero no defender ninguna teoria ( para lo cual estoy venga a corregirme). Me limito a soltar a borbotones ( o casi) lo que me sugiere tanto horror...

El Conde de MonteCristo dijo...

No está todo perdido. Por cortesía de eitb24.com:

Video 25 años de la gabarra

A mi se me sigue poniendo la carne de gallina cada vez que veo y escucho todo esto.

Que lo disfrutes!