lunes, 26 de mayo de 2008

BOB DYLAN Y EL AYUNTA DE A CORUÑA



Alguno pensará que es un sacrilegio, pero a mí me ha encantado lo del Ayuntamiento de A Coruña rechazando la oferta para programar a Bob Dylan entre sus actuaciones. Uno está ya un poco harto de escuchar unas opiniones a pie de calle y otras publicadas. Hace ya muchos años que Bob Dylan actúa a oscuras, medio de lado y haciendo versiones desganadas de sus clásicos. Su actitud es la de quien te hace un inmenso favor y no se contempla ninguna variación sobre el guión preestablecido. Los bises y demás zarandajas han sido extirpados del show, que dura una hora pelada.
Aún así hay quien sale contento y afirma que le ha encantado.Vale. No voy a dudarlo, pero si alguien ha visto los vídeos en directo que Bob Zinnerman nos ha dejado, sabe de sobra que la versión que ahora ofrece no es ni sombra de lo que fuera.
Bien, al final es, una vez más, cuestión de oferta y demanda. Si hay miles de personas dispuestas a ver a Bob Dylan, aunque sea entre sombras y canturreando algo remotamente parecido a lo de antes, es su problema, pero la consideración final que puede quedar de un público que actúa así es evidente. "Fan" viene de "fanatico" y el comportamiento del fanático nos lleva a veces a la ceguera: donde queremos ver "gigantes" (Polices, Rollings, ACDCs, Guns&Roses...) ya no quedan ni molinos.
Hace años los “China Crisis” comentaron en una entrevista para la prensa musical británica: “Nos encanta empezar las giras en España. Es una buena manera de ir corrigiendo lo fallos y sobre todo de subir la autoestima porque allí lo aplauden y lo celebran todo”.
Debían pensar que nadie se enteraría pero no fue así. La prensa española lo publicó y luego ellos anduvieron deshaciéndose en disculpas y matizando lo inmatizable. ¿A quién no se le ha pasado por la cabeza alguna vez? . Así como en otros espectáculos (el fútbol y los toros, por ejemplo)hay canales para demostrar desagrado, el comportamiento del público en los conciertos tiende a ser gregario y acrítico y salvo raras excepciones cuando la entrada es más cara, menos dispuestos estamos a reconocer que nos están tangando. Ocurre y mucho. Cada vez más.

8 comentarios:

El Conde de MonteCristo dijo...

Tengo un amigo "fanático" de Dylan que irá a verle a Toulousse. Supongo que le parecerá un sacrilegio lo de A Coruña. De todas formas, la persona que vaya a un concierto suyo ya sabe a lo que va y no se puede considerar engañado. Dylan es rarito, para lo bueno y para lo malo. Aunque siempre hay límites y límites.

De todas formas, Sanidad ya podría promover una campaña de revisión de tímpanos, porque escuchar a "El Sueño de Morfeo" y que no se quejen tus oídos es que algo falla.

Se despide con silencio ensordecedor (Radio Futura dixit),
El Conde

El Conde de MonteCristo dijo...

Mi anterior comentario se ha quedado deslabazado. Me ha faltado decir que fíjate si es gregario el público, que escucha grupos como el que he citado y no protestan.

ROBERTO MOSO dijo...

¿Radio futura? ¡descarao! (je je je)

Anomiko dijo...

Yo lo ví en Donosti hace un par de veranos y de gratix.Me fuí para la tercera canción.Como dijo un amigo mío: "a ver momias al British, y en caso de no tener un puto duro para el viaje, a la Concha"

ROBERTO MOSO dijo...

Yo tambien lo vi en Donosti, pero hace unos 15 años y pagando más de 1000 duros de los de entonces. La mayoría de los comentarios eran negativos (excepto fans irreductibles) pero leyendo las críticas parecía que acababa de actuar en la isla de Wight.

Bruno Pekín dijo...

Bueno, pues ya que estamos con el Dylan (67 años recién cumplios) a vueltas tan solo me gustaría añadir con el debido respeto que conozco algo peor que la peor de sus actuaciones: su autobiografía (Crónicas, Tomo I, Editorial Global Rythm, 2005).

Anónimo dijo...

Buenas a todos.
Me parece que los demas ayuntamientos deberian de empezar a mirar lo que ha echo este de A Coruña.
Nos pintaria mejor a todos los niveles.

Yo es que cuando me entere que la cancion que cantaba todos los dias en el colegio de curas era de este tipo no puedo verle ni la cara.

Que pasen un buen dia.

Valen

El Conde de MonteCristo dijo...

Yo dejé la autobiografía que menciona Bruno Pekín a la mitad. Se me atragantaba leerla como si fuese el concejal de cultura del ayuntamiento de A Coruña al dar el ok a su contratación.