martes, 22 de julio de 2008

LA PATTY. QUE PUNTAZO.


Dios, tengo que empezar confesando que iba preparado para cualquier cosa. Lo malo - y lo bueno- de los históricos del rock & roll es que cualquier cosa es posible. Ya dije lo que opinaba de las fantasmales apariciones de Bob Dylan, empeñado en arrojar toneladas de fango sobre su leyenda. Tampoco soporto al actual Van Morrison que interpreta sus clásicos con el entusiasmo de un empleado de pompas fúnebres. Luego están los lógicos reveses de la edad. Dos veces me han dejado tirado los Rolling, que se pueden permitir el lujo de dejar tiradas a 40.000 personas cada vez que Jagger sufre faringitis. Algo parecido esta pasando en la gira de Police, las cuerdas vocales no admiten "lifthings".
Con Patty Smith tenía mis temores. En alguno de sus bolos debió de pasarse un buen rato recitando, lo cual, a pesar de mis esfuerzos con el inglés, habría sido una putada. Luego estaba esa imagen terrible del poster. En plena era del photoshop, solo a la Patty se le ocurre presentar una imagen anti-erótica, feista y digna de la noche de los difuntos.
Así que su mera aparición fue todo un alivio. Fresca, segura, dominando la escena y guapa, guapísima y allá cada cual con sus modelos de belleza (Confieso que tengo muchos).
Me encantó la composición del público. Había una media de edad alta, pero también gente muy joven y diversidad de crestas y tatuajes. Era una audiencia que había descubierto a la artista en diversas fases de sus propias vidas y sabía la importancia de lo que tenía delante.
El concierto fue un constante increscendo. Medios tiempos para empezar, una parte central con algunos experimentos arriesgados (incluyendo a la Smith tocando el oboe)y un final apoteósico donde se pudieron escuchar clásicos como "Because The Night" "Rock n Roll Nigger" y el celebrado "Gloria". También me sobraron algunos temas: "Smell Like a Teen Spirit" es , para mi, un bonito homenaje pero una versión fallida y el "Helpless" de los CSN&Y nunca me ha gustado.
El sonido fue bueno, en lineas generales, aunque me parece imperdonable que nadie cambiara ese micro, que evidentemente, no iba bien y sacó de quicio a Patty en dos ocasiones. Su voz, por cierto, acusó la acumulación de directos en la gira, pero llegó más que dignamente hasta el final.
Pero estas torpes palabras no pueden expresar lo mejor que hubo: el espíritu. Esa voz que nadie más modula como ella (ronca o no) , esas poses que no posan, esa simpatía sin concesiones, ese carismazo que te vence desde el minuto uno. Que me den conciertos como el de ayer y que se guarden las caras macro concentraciones auspiciadas por la banca y el poder político. Si quieres otra versión de lo ocurrido (también entusiasta pero con algunos puntos discrepantes) te paso este link. La foto por cierto es suya (de KOALA) y la he tomado prestada.

http://www.hipersonica.com/2008/07/22-patti-smith-sala-santana-27-bilbao-21-07-2008

8 comentarios:

Joseba Lafuente dijo...

Me alegro hayas disfrutado del concierto. Yo la verdad es que no la he seguido mucho, aunque sí he oído las canciones más conocidas de ella, como casi todo el mundo.

Noemí Pastor dijo...

Necesitamos a tías como Patty, que saben envejecer con dignidad y sin bótox.

El Conde de MonteCristo dijo...

Hola ocioso, que rima con...jua jua

Yo también oí el otro día "Because the night" pero en un macroconcierto.

Pregunta quisquillosa:
si Patti Smith tuviera una legión de seguidores capaces de llenar estadios como, pongamos por ejemplo, Bruce Springsteen, y la forma de que viniera a Euskadi fuera gracias a la banca y al poder político, dejaría de ser auténtica y de ser un puntazo?

Me respondo: NO.

People have the power no lo olvidéis

saludos,
El Conde

ROBERTO MOSO dijo...

Bien, es verdad, de hecho la Patty venía de un macroconcierto en la Expo y podría haber estado perfectamente en el BBK life. En esto no hablo tanto de los artistas como de los formatos. Una cosa es que el rock esté 100% en el sistema (no tiro la primera piedra)y otra que los conciertos sean una especie de Macro Escaparate Comercial.

Julián dijo...

Ahora sé el concierto que me he perdido. Apenas he oído canciones de esta mujer, y las pocas que me sé son gracias a mi tío, pero hubiera ido a ese concierto.

Buenos comentarios tiene este post, y buenas réplicas. Aparte de lo dicho, y ya para decir una cosa más superficial: por mucho que se diga los macro-conciertos pierden algo, yo creo... No sé, he estado en pocos conciertos grandes, pero ya el rollo de ver al artista o grupo en una pantalla gigante y una marea inmensa delante tuyo no es lo mismo que estar en primera fila y más ''entre amigos'' Bueno, esto no deja de ser relativo y particular. Depende también de qué artista o grupo estemos hablando.

El Conde de MonteCristo dijo...

Lo de los formatos es el precio que hay que pagar y no estoy seguro de si merece la pena o no. (Mientras lo pienso voy a conciertos).

En ese sentido iba mi pregunta, si lo que rodea a ese tipo de conciertos hace que al artista le reste autenticidad. Debería haber cierto equilibrio como dices Roberto. Es decir, para ver a la estrella de turno tenemos que soportar el rollo del patrocinador de turno? El rock en directo está dentro del stablishment y si se sale de él tal vez sería más auténtico pero no tendríamos tantas oportunidades de de ver esos eventos. No sé, es para mí una balanza incierta porque el fiel se inclinaría hacia un lado siempre.

Otro tema también es lo que dice Julián sobre disfrutar de un concierto en un estadio. Y tiene mucha razón también. Para mí tanto si es en un gran recinto como en una sala tiene sus puntos positivos y negativos. El sonido y ver más de cerca el escenario van a favor de la sala, pero al tener menos capacidad hay menos posibilidades de conseguir una entrada. A mi aunque comparto lo que dice Julián, también tiene su punto el ver a tanta gente vibrar, saltar, aplaudir, etc en un estadio...

De todo esto y mucho más son conscientes los artistas y también por eso combinan giras en sitios cerrados y más pequeños con espacios grandes.

Vaya tocho me ha salido :D

saludos (patrocinados por Ron Guayabita dulce),
El Conde

ROBERTO MOSO dijo...

Un debate interesante y lleno de puntos diferentes a tratar. Tal es así que voy a hacer un post, qué coño!.

Artemisa dijo...

Un acto de amor nos regaló la Patti, concierto memorable.
Con respecto a lo del tamaño... no es mejor ni peor, a mi tb me encanta bailar con otros 40.000, pero es mas dificil sintonizar la vibración con tanta gente. Tmpco ayuda mucho el planteamiento de los macroconciertos...
En fin, precioso el concierto de Patti, insisto, un acto de amor con sus mantras y todo.
Muxus