jueves, 7 de agosto de 2008

MOMENTO CRÍTICO


El crítico literario se repantingó en la silla y repasó su trabajo. Despedazaba sin piedad la última obra de un gran santón intocable de las letras. Lo hacía con una perfecta combinación de ironía, malicia y argumentos de peso. Era una crítica fabulosa a una obra mediocre. Como en los buenos tiempos. La leyó y la releyó hasta llegar a emocionarse y entonces la borró. Era tarde y el trabajo estaba sin hacer. Así que escribió: “Nos encontramos ante una novela sorprendente, distinta, aunque algunos echaran de menos anteriores trabajos, no cabe duda de que el autor mas imitado de las últimas décadas ha vuelto a interesar” .Dos horas más tarde la crítica estaba lista, la dirección del periódico, de la misma editorial que el libro, quedaría razonablemente satisfecha. Solo un pequeño detalle amargaba el momento. Ese intenso ardor de estómago le estaba matando.

3 comentarios:

Julián dijo...

Espero que no te haya pasado nunca, o al menos muchas veces. ese moral ''dolor de tripa'' supongo que duele más con el tiempo, a veces es mejor cortar por lo sano, claro que tiene sus consecuencias y es más fácil de decir que... En fin, me molan tus microrrelatos.

Helua dijo...

por eso yo.. me fio poco de los críticos y mas de mi misma... q a fin de cuentas.. es a la q le tiene q gustar el libro, el cd, o lo q sea.. y la q se gasta la "pasta"...

ROBERTO MOSO dijo...

No, nunca, jamás ¿como podría pasarme a mí algo así? por favor...

(Dios, esta úlcera sangrante...)