domingo, 19 de octubre de 2008

WENDY "LA CARNICERA". IN MEMORIAM

Mi ordenata parece querer darme una tregua para hacer justicia. En la entrada sobre directos salvajes tuve (tuvimos) un lapsus inceíble. Wendy O'Williams y sus Plasmatics. Tampoco Chuck Klusterman cita a la Wendy en su libro sobre los muertos ilustres del Rock-USA. Basten estas imágenes para rescatar directos bestias-bestias de verdad. Aunque pueda parecer una loca de atar, Wendy demostraba en sus entrevistas ser una mujer con mucho sentido común y una actitud provocadora absolutamente consciente y de un valor fuera de serie.
Los Plasmatics fueron arrestados en múltiples ocasiones; en Milwaukee fueron golpeados por la policía antes de acusarles de escándalo público, mientras que en Londres sus shows fueron prohibidos tras tildarlos de anarquistas, y en Zurich y en otros lugares desataron disturbios y revueltas. Lo mismo pasaría en Cleveland: Wendy sería detenida por utilizar espuma de afeitar como única vestimenta.
Wendy O' Williams falleció el día 6 de abril de 1998 a la edad de 48 años en Storrs, Connecticut, en una zona boscosa cercana a su hogar, tras suicidarse pegándose un tiro, dejando la siguiente nota:

"No creo que la gente debiera vivir su vida sin una profunda y meditada reflexión un considerable periodo de tiempo. Creo firmemente, sin embargo, que el derecho a hacer eso es uno de los derechos más fundamentales que cualquiera debería tener en una sociedad libre. Para mí, la mayor parte del mundo no tiene sentido, pero mis sentimientos sobre lo que estoy haciendo resuenan alto y claro en un oído interior y un lugar donde no hay "yo", sólo tranquilidad."

8 comentarios:

Arantza Sinobas dijo...

Cuántas veces se arrepentiría su madre de haberle puesto Wendy!!! Ella pensando en la dulce compañera de Peter Pan y pare a una punk-stripper...
Bueno mujer, consuélese, al menos no gastó mucho en vestuario, que ya es algo.
Y, mire, parece que a la gente le gustaba, que no se crea, es dfícil de conseguir en este mundillo del rock donde abundan los más difíciles todavía...
Ya...ya sé que para usted siempre sería su "niñita"...Es lo que tiene el que crezcan!
En todo caso, que descanse en paz, que ya se lo mereció la criatura con tanto performance arrebatador...

ROBERTO MOSO dijo...

Aaagh!, noto como... una cierta puñalada trapera aquí, a la altura del riñón...

Bruno Pekín dijo...

Ufff. Una bestia la Wendy. Yes. Pero no sé, es como si cruzara una línea en mi cabeza que ni yo sé definir, ES...como si viera teatro.
La Sinobas dá en la diana con la palabra performance ¿es eso toda actuación musical?),,,el siguiente peldaño sería ya La Fura dels Baus . No puedes explosionar un coche en cualquier sitio..ni cortarlo con una motosierra si no estás vendiendo un espectáculo más allá de lo musical: aunque solo sea por las normas de seguridad...
Ergggg, ufffff, no sé, le tengo que dar una vuelta...

ROBERTO MOSO dijo...

El Rock&Roll siempre ha sido más que "lo musical", hay elementos del teatro, de la poesia, de la imagen y hasta del circo, pero eso desde Elvis hasta Porcupine Tree. ¿La Fura? A mí me vinieron a reñir en uno de sus espectáculos porque quise arrojarles un cerebro que me habían tirado ellos (pensaba que iba de eso la vaina). Al parecer no se contemplaba el "feed.-back".

Alfonso dijo...

Como rocanroleaban aquellos chavales, los nosecuántos: “Oh, Wendy!! No seas tan mala, yo sólo necesito esta noche un poco de calma…”

Alfonso dijo...

Jo, la wé es la pera… No se le escapa una: la banda era Melopea (de mi pueblo, por cierto :)) y la nena se llamaba Nancy. Glups!!

Bueno, corriendo un tupido velo yo la versioneo y se la dedico a Wendy, que ha sido un hito, luz y guía de los amantes del Rock and Roll DESTROYER.

ROBERTO MOSO dijo...

Un "flash-back": Melopea en fiestas de Baraka, ayá por el 85 ó así. Una mara punkarra les llama moñas y bujarrones. Uno , el valiente de turno se encarama y escupe.
El guitarra de Melopea, avanza con sus galas de rockera divina, da unos amanerados pasos hacia el borde de la escena y suelta una patada en la boca al escupiente que lo deja hecho mierda. Inolvidable.

Alfonso dijo...

jajaja… es que no se puede uno fiar de nadie!