domingo, 21 de diciembre de 2008

EUSKADI-IRÁN: TODOS CONTENTOS.


Vale, todos todos no, habrá algunos chavales un tanto tristes porque se han quedado sin la juerga navideña del partido, pero me vais a permitir que especule con otros casos. Son simples posibilidades, claro:
- Los futbolistas, han quedado como abertzalísimos firmando ese documento y encima no tendrán que interrumpir sus vacaciones para vérselas con una selección de bastante nivel que les iba a obligar a dar la talla y -posiblemente- a dejarse las pelotas sobre el césped. Además, ese patriótico canto a Euskal Herría no les impide correr a defender los colores de España o Francia si así lo solicitaren, sin necesidad de andar con matices del tipo "yo solo voy si se llama Estado Español".
- La Federación vasca, que después de ceder el año pasado, ahora se pueden acostar tranquilos pensando que este año no "les han robado la cartera".
-ESAIT y demás colectivos en favor de la oficialidad, que piensan que "se ha puesto contra las cuerdas al poder", sin que, en realidad, "el paso dado el año pasado" supusiera nada distinto, excepto un cambio de nombre.
- El nacionalismo español, que se parte de la risa y se carga de razones ante semejante despropósito.
- Muchos socios y aficionados del Athletic, que veían con recelo eso de que San Mamés se convirtiera en una Romería de porros y aviones de papel y encima, con serias posibilidades de lesiones para los suyos (además, el Athletic ya es, mas o menos la selección vasca, qué coño).
Así que nada, a disfrutar de las navidades calentitos en casa y a ver cuantos años pasan hasta que vuelva a existir alguna selección vasca de fútbol. Todo muy elocuente y significativo.

8 comentarios:

Helua dijo...

creo q esa historia de imponer el nombre de la "SelecciónVasca", por parte de los jugadores, esos q corren a la seleccionespañola, sin poner ningún pero, y mira q se pueden poner muchos, es, para mi, altamente sospechosa, la verdad.

susana dijo...

Parece que si no damos la nota... no
somos "vasquitos",perdón ni "nesquitas"(igualdad of course).
De vacaciones y que se pierdan en algún sitio...

Javier dijo...

Los futbolistas son unos chavales jovenes con mucho dinero que pasan de la politica (cosa que veo logica, cuando tienen otras cosas en que pensar) y no quieren ni lios ni movidas y los que se involucran politicamente estoy seguro que no lo hacen al mismo nivel que los abertzales "obreros", por otro lado son personas que viajan mucho y tienen mundo entonces la idea de nacionalismo te cambia, eso es asi es algo cultural, y como decia uno "el que no lo vea es que esta ciego y que no lo oiga es que no quiere oirlo"

Alfonso dijo...

Aúpa ahí! Yo creo que por una parte los reivindicadores del cambio de nombre tienen razón, ya que si se seleccionan jugadores pertenecientes a varias federaciones diferentes (supongo que los de Iparralde o los de Navarra) habría que buscar un nombre que las comprenda a todas sin dar la sensación de que una selección lleva "extranjeros" o que una selección autonómica lleva reivindicaciones territoriales anexionistas al terreno de juego. Pero llegados a este punto, y suponiendo que el término Euskadi denomine algo distinto que Euskalherria, yo me pregunto: no puede Euskadi seleccionar jugadores exclusivamente federados allí? no puede Euskadi seleccionar jugadores que sí la quieran representar, sin recurrir a "extranjeros" y sin miedo a perder contra Irán o por lo menos dispuestos a dar la cara? Por lo tanto, la federación responsable del partido para mí ha pecado de tibia, aunque parezca que ha dado un golpe sobre la mesa, simplemente se ha dejado mangonear. Pero los jugadores… o son tontos, porque se han dejado manipular políticamente, situándose en una posición de fuerza contra el organismo regulador y llevando el tema al puñetero y eterno debate, lo cual ha manchado de politiqueo y victimismo un acto deportivo-festivo; o son tontos, digo, también, porque han elegido el peor momento que podían elegir para una reivindicación que si en el fondo puede ser legítima y una cuestión de lógica, no se deja de percibir como una tentativa más de hacer con este pueblo lo que les sale de y por los cojones de algunos. Que disfruten de sus vacaciones y que les den por el culo.

tresbaquetas dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Rober. Como epitafio solo añadiría la palabra "patético".

El Conde de MonteCristo dijo...

Se me ocurren muchas cosas pero sólo diré una a colación de la manifa reivindicativa que van a hacer en Bilbao.
Estos jugadores que afirman que su postura no es política, por qué no van a Pamplona o a Bayona a hacer la puta manifa? Si alguna de las provincias de la comunidad autónoma vasca es más proclive a su aspiración independentista sería la vizcaína, qué sentido tiene reivindicar algo donde hay más gente a favor, lumbreras de tres al cuarto?
Que la hagan en Pamplona y lo proclamen en el casco viejo a la alcaldesa Barcina y al presidente Sanz.
Una última cosa les diré, como la canción de Eskorbuto:Iros a la mierda.

Roberto Moso dijo...

Hombre, siendo "realistas" la provincia que cuenta con más independentistas es Gipuzkoa. Por lo demás, de acuerdo. Es más, yo abogo por que la hagan en Maule.

El Conde de MonteCristo dijo...

El final de mi anterior comentario suena bastante bruto pero es que estoy ya hasta los cojones de toda esta banda y sus palmeros.

El sentido de lo que quería decir es que ya sea aquí o en Gipuzkoa hay más gente a favor de sus tesis que en toda Navarra e Iparralde juntas. Pero vienen a tocar los cojones y a reclamar aquí, cuando por ejemplo en su querida Navarra la federación organizó un partido con la selección Navarra. Por qué no dan el coñazo a esa federación para que suprima esa selección y se una a la vasca?

Con estas actuaciones y con otras peores de sus compinches asesinos han conseguido hartar hasta límites insospechados a gente como yo, que siempre habíamos pensado como solución un final dialogado. Sé que es abrazar las tesis de lo que siempre ha defendido el PP (y que también lo acaba de anunciar ZP) pero es que he llegado a esa conclusión "gracias" a ellos. Con este gente (por no decir algo más despectivo que sin duda merecen) ni diálogo, ni negociación ni nada. Como en la vida normal, hay personas con las que se puede hablar porque son receptivos y con otras no, y estos han demostrado mil veces que es imposible hablar con ellos.

(perdón por el tocho)