lunes, 5 de enero de 2009

LA CENA


Estaba yo observando a esa curiosa pareja. Cenaban uno frente al otro en un acogedor restaurante de Barcelona. Ella empezaba a verle como a un ser frágil y vulnerable, lejos del tipo prepotente que parecía al principio. El por su parte la estaba descubriendo atractiva en su inseguridad, nada que ver con la idea arrogante y resabiada que se había hecho de ella.
Solo unos pocos días antes se habían caído mal y ahora se estaban enamorando, aunque ninguno de los dos quisiera reconocerlo. Sonó entonces el móvil de la chica. Era su prometido. Llamaba desde los Estados Unidos. Ella reaccionó como si cayera de una nube, le contestó torpe y atropelladamente, nada que ver con el cariño y la seguridad de anteriores llamadas, Su acompañante se reclinó en el asiento con aire de fastidio, sin saber muy bien que hacer y yo, yo comprendí que una vez más el cabrón de Woody Allen me había vuelto a atrapar con uno de sus geniales juegos psicológicos

4 comentarios:

Artemisa dijo...

Si nos detenemos y observamos a nuestro alrededor, muchas veces, la vida parece un vaudeville...
Besos w@po, sigue con los microrelatos , me divierten mucho. Feliz 2009 se mueve, se mueve...

Ioannes Xabier dijo...

Roberto, la verdad que no he visto en ningún otro blog esto de los microrelatos, o por lo menos intercalados con otro tipo de mensajes. Ahora se está poniendo de moda el concepto de "microblogging" :-) :-) (te prometo no dar la lata más con la famosa frase) con twitter, y herramientas por el estilo..pero bueno, es diferente.

A mi tb. me divierten mucho como a Artemisa...La verdad que al ser microrrelatos disparan bastante la imaginación...

(Si no te importa, como los tienes categorizados, y es muy facil acceder a ellos, sí que me gustaría dedicar un mini-post en mi blog a 'Los Microrelatos de Roberto Moso' o Zaramatimes Reality Bites :-) :-)
Zorionak!

habie dijo...

pues a mi Woody me cansa bastante pero tu relato me pone y deja espacio a la imaginación. Gracias por el regalito, y a ti qué te han traido los reyes.

Roberto Moso dijo...

Mira por donde: Artemisa, Ioannes y Habie , sin quererlo actúan como Magos de oriente regalándome los oidos y alimentándome el ánimo. Muy agradecido, majestades.