martes, 20 de enero de 2009

LA MARAVILLOSA VIDA BREVE DE ÓSCAR WAO


Esta vez os voy a hablar de un libro. Aunque no soy el lector intensivo que me gustaría, si tengo cerca otros que saben aconsejarme y dan a menudo en el clavo (a sus pies señor Pekín). El título que preside este comentario, firmado por Junot Díaz (Dominicano de nacimiento aunque yanki desde los nueve años), ha conseguido de nuevo ese prodigio que espero, me siga ocurriendo durante el resto de mi vida: me ha revuelto las tripas. Podría decirse que la expresión denota más bien asco que placer, pero realmente, prefiero no corregirla porque aunque imprecisa (en realidad el libro me ha renovado el placer por la lectura), sí hay algo de eso, me explico.
El protagonista de la historia es un gordo "nerd" de origen dominicano negado para todo excepto para devorar ciencia-ficción. Su vida, como la de toda su familia está marcada por el fukú, la maldición que "el almirante" introdujo en el nuevo mundo junto al "descubrimiento" (no escribiré su nombre, por si acaso). Con estas premisas el autor nos conduce a gran velocidad narrativa por una historia que va y vuelve vertiginosa desde la isla hasta New Jersey viajando en el espacio y en el tiempo con un estilo engañosamente sencillo que rompe reglas sin ninguna impostación, o al menos, sin aparentes pretensiones "cool". Hay tanto ritmo y tanta frescura en sus párrafos que cuando llegan las pesadillas, en efecto, las tripas se te revuelven sin haberte dado tiempo a tomar la medicina.
Estoy hablando de todo un premio pulitzer, escrito originalmente en inglés, aunque trufado de expresiones en castellano. La traducción de la cubana Achy Obejas (sí con b)me ha resultado tan convincente que casi pierdo una apuesta al respecto.
Es una fokin gozada bros.

4 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

Picaré.

Roberto Moso dijo...

Intuyo que no te vas a arrepentir (entre otras cosas porque tambien intuyo que algo tienes tú que ver con la traducción...)

Noemí Pastor dijo...

Sí. Servidora se gana la vida de juntaletras.

Roberto Moso dijo...

No suena mal.