sábado, 23 de mayo de 2009

A DAY IN THE LIFE

Es mi canción favorita de los Beatles. Como tantas cosas en esta vida eso depende de lo bien que me entró la primera vez. Lo tengo bien presente: Gonzalo Garcia-Pelayo en "Para Vosotros Jóvenes" un programa de rancio título que presidía las tardes de Radio Nacional en mi adolescencia. Era una sección en la que se traducían textos de canciones, aquello me pareció precioso, Lennon y McArtney cantaban media canción cada uno y Gonzalo dijo que era la más "Lennon-McArtney de cuantas canciones habían compuesto. Recuerdo también un detalle un tanto audad por su parte: traducía "have a smoke" como "me fumo un porro". A la vista de lo que el protagonista de la canción dice después leer en la prensa, cabe pensar que es cierto (habla de la aparición de miles de agujeros en una remota aldea y cosas así)pero también lo es que los Beatles no eran tan explícitos.
La canción ambienta de maravilla la sensación de melancólica rutina, de autobús cotidiano lleno de sueños frustrados, la prensa como espejo de miedos indefinidos.
Hoy he visto escenas de guerra cruda en Somalia. Guerra entre casas por donde corretean aterrorizados niños, ancianos y mujeres, mientras los jóvenes se desangran a tiro limpio. He leído la alucinante historia del magnate egipcio condenado a muerte por haber ordenado matar a una cantante bellísima de la que fue amante.
En casa, se perpetua el día de la marmota. La candidatura de Izquierda Internacionalista se muestra feliz de volver a las urnas tras una jornada de Huelga General en la que como siempre, los balances son absurdamente contrapuestos y la unidad sindical ya ni se cita como objetivo.
En mis clases telefónicas de inglés farfullo con un desconocido mi postura sobre el calentamiento global. Claro que los datos son terroríficos, claro que nos tenemos que concienciar de que hay que actuar ya, pero sigo sospechando que es un problema que pilla de lejos a la mayoría de la humanidad. Pertenezco a una generación que vivía "atemorizada" por la carrera armamentística de la guerra fría. Expertos de todo el mundo se apresuraban a advertirnos que el día menos pensado alguien apretaría un botón que haría volar missiles capaces de destruir no-se-cuántas-veces la tierra. Ya ni se habla de aquello y no recuerdo haber oído que los missiles hayan sido destruidos.
Los Beatles que quedan ya tienen superados los "64" de aquella otra canción, donde se veían a sí mismos felices en un "cottage" de la Isla de Wight. Los otros dos ya no están. Un asesinato a tiros y un cáncer acabaron con las vidas de Lennon Y Harrison. Quizás invocando tantos terrores masivos tratamos de paliar la evidencia de que el gran terror será, muy probablemente, individual.
Hoy teníamos bolo en Vitoria. La coincidencia con el "Arabatakada" y los Godfathers nos ha aconsejado aplazarlo , inevitable una cierta sensación de frustración, tras unos bolos iniciales que nos tenían casi en una nube.
El globo se calienta, si, y nuestros respectivos "globos" también. En menos de nada estaremos otra vez con la hogueras de San Juan rememorando inevitablemente los días de chocolate al amanecer y la promesa de eternos meses sin clases ni deberes.

6 comentarios:

Noemí Pastor dijo...

Mi favorita de Beatles es "Let it be".
¡Arrrggg! Yo también oía "Para vosotros, jóvenes". Soy viejuna que te pasas.
La palabra a verificar, viatedin, tiene nombre de medicamento.
Y gracias por el homenaje a la pobre Suzzy Tamim.

ALEXUZ dijo...

dicen que recordar es volvera vivir, cuando tenia 8 años de edad pegaba mi oreja al altoparlante de la consola de mi viejo y ponia a todo volumen los 7 viniles que tenia de los beatles, get back me encantaba, black bird, buenos recuerdos....

Roberto Moso dijo...

Al final podemos hacer una recopilación curiosa: "Los Beatles y yo" con testimonios de todo el mundo. Mi subidón fue el Sargento Pimienta. Un chiste cruel que me contaron hace poco: ¿Que hace falta para reunificar a los Beatles?:
Dos balas.

Anónimo dijo...

Si hay que hablar de beatles, no puedo faltar yo, que aunque ponga anonimo soy Iñaki. Aparece anonimo pues soy un torpe con algunos años para esto de la informatica, soy tan viejo que veia al capitan tan.
Bueno, despues de esta aclaracion y declaracion de inutilidad cibernetica,quiero reocrdar una cancion de los beatles que poco gente conoce y es un cachondeo total "You know my name".
Aunque es cierto que como decia Sinatra "Something" de Harrison es la cancion de amor mas bella jamas escrita.
Rober, cuando quieras comenzamos a escribir esas cronicas del mas alla
. Un saludo

Anónimo dijo...

Desde Gasteiz esperamos ke lo del bolo solo haya sido un aplazamiento. Despues de la espera... kedarnos a dos velas no mola!!

Ondo segi!

Roberto Moso dijo...

Por supuesto. Os debemos una coño!