sábado, 25 de julio de 2009

COMEDIAS A MEDIAS


Pues nada, que primero me vi la de Juan Taratuto "Un novio para mi mujer" y salí con más frío que calor y después (maravillas del verano) me vi la de "Pagafantas" de Borja Cobeaga y mira, tampoco.
Lo malo del asunto es que ambas han vendo precedidas de grandes campañas, muy bien diseñadas que te hacían apetecible la visita al cine. Va a llegar un momento en el que ya, definitivamente, no me fie.
La película argentina tiene algunos buenos golpes y algún diálogo casi brillante pero recurre demasiado a menudo a provocar la risa facil a base de repetir palabras tipo "orto" y "Concha de su Madre" hasta la saciedad. Es bastante previsible y si algo pueda salvarla del suspenso son los actores.
Lo de Pagafantas me duele más. Conozco a varios de los implicados y tengo comprobado su talento y además la película se ambienta en Bilbao. Tras un comienzo rompedor, que augura lo mejor (esos momentos de documetal antropológico son impagables), el argumento se agota y la cosa se desinfla. Al final todo consiste en ridiculizar al protagonista poniéndole en situaciones lastimosas y la chica, que empieza resultando encantadora, acaba por rayar al mas templado.

Por si a alguien le sirven las legas apreciaciones de este humilde y rarito espectador

9 comentarios:

konpai dijo...

Visto que no hay mucha afluencia, y puesto que no he visto ninguna de las dos mencionadas,lo único que puedo hacer es no recomendar Vacaciones de Ferragosto, por muy laureada que esté.

Jan dijo...

Estoooo, che pibe, por aportar otra visión, yo tengo que decir que casualmente vi la argentina ayer y la verdad es que personalmente creo que está dentro de la mayoría de películas argentinas. Esto es la trama siempre llevada al terreno íntimo y personal del o de los protagonistas, donde hay sufrimiento y crisis que se trata de salvar como se puede. Básicamente un reflejo de lo que sucede en Argentina económica y políticamente.

Creo que la declaración de intenciones delante de la psiquiatra justo antes del final de la película es hermoso y en general la película se salva de la quema. Obviamente no es un peliculón, pero resulta cuando menos agradable de ver a los ojos de este humilde aspirante a critucucho del... orto.

La del pagafantas tengo pendiente de verla, pero después de lo que comentas igual me espero a que la "publiquen" en otros medios.

Besarkada bat

Jan

Roberto Moso dijo...

Bien, vale, sí, la argentina se salva del suspenso. Estoy de acuerdo con lo de la escna del psiquiatra (estas las bordan claro). Lo que pasa es que últimamente las películas argentinas suponían un oasis para mí y con esta...bueno. Sin más.

Roberto Moso dijo...

Gracias Kompai, me has salvado de las citadas vacaciones por UN PELO!

Alfonso dijo...

Vacaciones en ferragosto, aunque la traducción fiel sería "La comida de Ferragosto", no está tan mal. Precisamente su gracia está en que se centra en vidas poco cinematográficas: la de un solterón parado que vive con su madre (un "mamone", dicho propiamente) y varias abuelas de las que en verano son un estorbo para irse de vacatas. Son las peripecias del primero con las segundas mientras los familiares de estas se las han pirado, aprovechando para hacer un siempre bien recibido retrato de Roma en vespa. No digo que a alguien no le pueda parecer chunga, no hay ni guapos ni guapas, solo humor y humanidad en estado natural. Pero a mi se me hizo corta, pienso que podía haber sacado algo más de partido a la situación una vez reunidas en esa casa las veteranas actrices y el pedazo mamone que la protagoniza.

Roberto Moso dijo...

OH DIOS, AHOR TENDRÉ QUE VERLA...

Alfonso dijo...

jeje, sembrando la duda…
Qué tal, no hay vacas?

Roberto Moso dijo...

Estoy de vacas. De ahí mi febril actividad blogera ¿y vos?

Alfonso dijo...

Liao, man. A ver si la semana que viene libro y me leo un ídem. ;)