sábado, 6 de febrero de 2010

BESO

Fue un gran beso, el beso perfecto, el que toda su vida había soñado como tal. Tuvo la duración ideal, la intensidad imprescindible, la adecuada colaboración mutua… un beso excelente, sublime, difícil de superar. Por eso le jodió tanto cuando escuchó aquella desagradable orden:



- ¡Corten!

7 comentarios:

levmishkin dijo...

Como la vida misma.
Y el tema del beso es de lo más sugerente. aunque lo primero que viene a mi cabeza son las estrellas del cine besándose en tantas y tantas películas, supongo que por culpa de tu microrrelato.

nineuk dijo...

Mi madre solía contarme que en los viejos estrenos de los años cuarenta/cincuenta había una vecina que en la escena del beso siempre suspiraba y decía: "Y encima las pagan"

Txolarte dijo...

Kontxo levmishkin, después de poder a escuchar a Larralde y leer algún comentario, creo que te mereces un muxu.
Salud

El Conde de MonteCristo dijo...

Es fina la línea entre actuar o no? todos los actores y actrices cuentan que esas escenas de besos y de sexo son pura actuación pero que yo sepa los humanos no somos robots.

Es como cuando oigo decir que los árbitros de fútbol son inmunes a los gritos del público y que no se dejan influenciar. Si al final serán de una raza diferente a la nuestra...

pd: ya te dije el otro día lo que pensaba sobre este microrelato...antes de besarte jua jua juaaa

El tío Goyo dijo...

ja, ja, muy buuuueno, he picado como pantxito

Javier dijo...

Muy bueno .

pintxo dijo...

muy bueno, hay que preguntarle a cristina qué le pareció aquello