lunes, 20 de mayo de 2019

ZINTUZKETEDAN

Recuerdo como si fuera ahora la primera vez que te escuché nombrar: “zintuzketedan”. Sonabas entre la broma y la amenaza, una especie de “calla que te dan” en castellano: “zintuz... ke te dan”. Te conocí, como no, penetrando en la frondosa selva del Nor Nork, que se presentaba como la prueba definitiva a superar si querías, de verdad, aprender euskara. Y sí. No sin esfuerzo conseguí asimilar aquellas tablas del demonio y aplicar ejemplos que me hacían superar exámenes. 
Sin embargo no he vuelto a toparme contigo ni con ninguno de tus semejantes. No te he escuchado en la voz de ningún vascopartante, ni en caseríos ni en aulas ni en salas de cine ni en canciones. No te recuerdo en ninguna lectura y juraría que en ETB tampoco te he escuchado -y eso que pocas veces se declina tanto el nor nork como en las películas dobladas de ETB 1. Creo –aunque no estoy seguro- que solo te escuché en cierta ocasión en los labios de Natxo de Felipe, aunque quizá lo haya soñado.
Si tecleo tu nombre en Google ocurre algo curioso. Todas las entradas tienen que ver con gramática y con ejercicios de euskara ¿Pero qué pasa contigo? ¿No eres lo suficientemente cool? ¿Perdiste tu alma en algún remoto valle allá por os años cincuenta del siglo pasado? ¿o es que resultas demasiado culto o “estirado” ahora que todo el mundo quiere presumir de “callejero”?
Se me pasó por la cabeza también que quizá el problema viniese de la fórmula usada para la gramática unificada, pero no, he comprobado que tus equivalentes dialectales , además de muy parecidos, son igualmente extraños, inusuales, ignorados. (p.e. “zindukiedaz” en bizkaiera)
Leo uno de los ejercicios: “Si os hubiera visto os habría llevado”: “Ikusi bazintuztet eramango zintuzketedan” . No parece tampoco que esa frase sea el colmo de la complejidad ¿no? Me imagino diciéndola en castellano sin que nadie note nada raro... en cambio me veo a mí mismo usando esa frase en euskara: pitorreo general garantizado: ¿Que has dicho? ¿”zintuzketedan”? Será moñas el tío... ja ja ja.
Pues no, maldita sea. A mí, ya desde el primer día que te escuché nombrar, me caíste simpático. Tienes fuerza, tienes poder , dices mucho con poco... O quizás, lo que ocurre en realidad es que eres una causa perdida, y las causas perdidas son buen alimento para el romanticismo. No sé. Simplemente quiero aprovechar estas líneas para reivindicar tu figura y promover tu uso generalizado. Ahí van algunas ideas, mas o menos peregrinas, para garantizar tu supervivencia y la de los tuyos:
-Institución del día nacional del zintuztekedan, con diversos actos culturales en los que seas citado con profusión. Contaría, por supuesto, con un himno pegadizo y cantable a cargo de alguna formación musical (con versión acompañada por niños de ikastola, claro).
-Ayudas al nomenclátor. Subvenciones de la consejería de cultura a quienes se animen a denominar “zintuzketedan” o similares a sus caseríos, grupos musicales, agrupaciones deportivas o directamente vástagos.
- Anuncio institucional en el que varias caras conocidas en el universo euskadun te pronuncian con deleite:
Zintuz-ke-te dan...zintuz-ke-te-dan...zintuz-ke-te-dan...
Con este artículo, espero al menos lograr que en las consultas en Google aparezcas en un texto ajeno a los ejercicios para preparar el EGA o a las normas gramaticales. Y ya de paso, con la misma intención, añadimos a otros amigos tuyos: Nenkigukete, zintzaketete, lekizkigukete, diezazkizuekegu, zintzatedan...
Aaaaaaaaaaaahhhh!!!!! 

No hay comentarios: