sábado, 19 de julio de 2008

SOÑANDO CON JAMONES

De modo que todo era un sueño. Claro. Es por eso que Resines, mejor dicho Diego, sin tener mucho dinero, tuviera tantas mujeres hermosas comiendo de su mano y es por eso tambien que siempre triunfara la amistad y el amor verdadero sobre las tentaciones de la codicia. Tambien debe ser un sueño que yo me enganchara (al principio lo odiaba), especialmente cuando reaparé en que era un puente perfecto con mi hija de 13 años. No, no es la primera vez que una serie acaba así, en esto también han sido un poco copiones (la de dibujos animados de Doraemon tiene un último capítulo muy parecido). Ahora tienen la oportunidad perfecta para retomarla desde el principio, cuando aún no se habían enmarañado tanto las tramas y era bastante más verosimil. Para quien no lo viera os brindo aquí la escena final de LOS SERRANO, que a pesar de todo no deja de tener un cierto regusto amargo.

3 comentarios:

Julián dijo...

Vaya, llego a saber que se acaba y veo el último capítulo, por curiosidad. ¿Cómo acaba, pués? quiero decir... antes de el final final. Yo no lo veo, pero hace unos años sí, durante un tiempo, además en el colegio me llamaron una corta época 'Marcos', porque defendía a la profesora de lenguaje, que no estaba tan buena como la Pataky ni me lié con ella pero oye... era jovencita jajjaa

Saludos!

ROBERTO MOSO dijo...

Todo acaba bien para todos menos para Diego (Resines)que no consigue evitar que a su hijo lo metan en un reformatorio por atropellar a un vecino. Así que decide tirarse de un puente...y eso.

Noemí Pastor dijo...

Yo empecé a ver Gran Hermano para tener algo de lo que hablar con mi hija adolescente y no veas a qué extremos he llegado: soy la persona que más sabe de GH del mundo y reto a cualquiera que quiera arrebatarme el título.