sábado, 26 de noviembre de 2022

ROLLING STONE: “VIDA Y MUERTE DE BRIAN JONES”

 


Después de tantos años de asumir como buena la versión “oficial”, parece que va cobrando fuerza una tesis inquietante: Brian Jones, guitarra de los Rolling Stones que apareció muerto en el fondo de su piscina,  no murió por  el abuso de drogas, fue víctima de un homicidio  -quizás involuntario- que se ocultó en aras de una versión “edificante”.

Parece bastante asumido que Brian Jones era un músico con mucho talento, aunque las impresiones sobre su personalidad no son tan unánimes.                                                               El guitarrista  dejó a su muerte cuatro hijos y una hija de distintas madres a las que abandonó.

Algunos de ellos han descubierto recientemente la identidad de su padre.

Solo dos de sus hijos crecieron sabiendo quien era su padre, los otros dos fueron dados en adopción y la única mujer que se considera su hija no puede, sin embargo, demostrarlo. Los padres del músico, ancianos residentes en un barrio de Cheltenham no reconocen como nietos a los hijos de Jones.  

Llama la atención el manto de silencio arrojado sobre esta muerte durante  más de cincuenta años.

Su muerte siempre ha sido incluida en la larga lista de los “cadáveres agradables” del rock  y los propios fans de la banda, lo asumimos sin mayores dudas. Parecía evidente que era el “lógico final” para su estilo de vida.

Pero bien entrada la década de los 2000 empezaron a salir a la luz algunas evidencias que permanecían ocultas. Supuestas confesiones en “el lecho mortuorio”, declaraciones “en exclusiva” de su supuesta hija con nuevos datos, artículos escabrosos en los “tabloides” británicos con nuevos testimonios mas o menos fiables…

En su autobiografía Keith Richards quita importancia todas esas especulaciones , aunque no llega a desmentirlas.  

El tema ha sido ya objeto de varios trabajos audiovisuales bastante interesantes como “Stoned,  Rolling Stone original” película dirigida por Stephen Woolley en 2005, “Crossfire Hurricane”, documental dirigido por BrettMorgen en 2012 y ahora  “Rolling Stone:Life and Death of Brian Jones” dirigido por Danny García y que puede verse en Netflix.

La profusión de datos y testimonios que se manejan permiten sospechar que no fue una muerte accidental. Había mucho interés , desde varios frentes,  para presentarla  como algo ejemplarizante: “Joven, una vida de drogas y promiscuidad conduce a esto”.    

 

 


domingo, 20 de noviembre de 2022

KRINTON PAREKO KRISTONAK

El primer disco de los arratianos KRISTONAK incluye una colaboración de servidora. Si lo quieres catar, pues aquí te lo dejo.   Unos tipos encantadores a la par que divertidos, con un directo contundente y y temas muy quedones. He dicho. Entzun nahi izanez gero, hem daukazu LINKA  


viernes, 18 de noviembre de 2022

URRIAK 22. URA BERE BIDEAN.









Comparto con la afición la última ristra de fotos de la jornada "Ura Bere Bidean" organizada por la fundación Fair Saturday  y en la que tuve la suerte de participar. El próximo 31 de diciembre se emitirá por ETB2 el concierto completo. La Orquesta Sinfónica de Bilbao, dirigida por Fernando Velázquez arregló por segundo año consecutivo temas bien conocidos de la euskal musika y los interpretó con varios de los intérpretes originales, entre los que me encontraba.

 

A mi me toco compartir escenario con Tomas Lizarazu de Bulego, que hicieron una versión muy personal de "Iñaki, zer urrun dagoen Kamerun".  Al final de la canción yo bajaba por una escaleras en plan Beyoncé y la orquesta se arrancaba con una especie de reprise en el que interveníamos los dos cantantes y se rendía homenaje también a diversas comunidades que  conforman el grueso de la inmigración vasca.

 

11.000 personas se reunieron para disfrutar del evento.  Aunque en su día conocí algunos eventos multitudinarios (Zarama llegó a actuar en el Velódromo de Anoeta, en una fiesta de EGUNKARIA) creo que este fue mi record.

 

Un puntazo también volverme a encontrar con viejos camaradas y conocer personalmente a las nuevas generaciones de artistas con las que me encontré como en casa: Gatibu, Zea Mays, Mikel Urdangarin, En Tol Sarmiento, Mäbu, Izaro, Anje Duhalde, Amak, Shinova, Maren, Urtz o EH .   

Fotos: Ura Bere Bidean

 


viernes, 30 de septiembre de 2022

BABELIAN

En el mítico (esta vez de verdad) local "La Perdiz" de Portugalete, se presentó el sábado la banda "Babelian", formación internacional  donde milita mi amigo y excompa de Zarama Ernesto Alava. Ambiente inmejorable para un bolazo en el que fui invitado a cantar su versión de "Gaueko Buruko Mina"y a hacer voces en otras dos canciones. La gozé.

 

jueves, 22 de septiembre de 2022

BIBA ZUEK.

 Programa especial sobre Zarama en Biba Zuek. Un día especial en el que tuve la ocasión de conocer a Leire Martinez, Andoni Egaña, Julen Leturiondo y a Mikel Elizegi, entre otros. Una tarde para no olvidar, la verdad. Puedes ver y escuchar la entrevista AQUI 


viernes, 22 de julio de 2022

COREOMANÍA


La coreomanía,  danzamanía,  dancing mania, enfermedad del baile,  manía de bailar  o, popularmente,  baile de San Vito, fue un  fenómeno social  que se produjo, sobre todo, en los  países centroeuropeos  entre los siglos  XIV  y  XVII. Se trataba de personas bailando de manera irregular, a veces miles a la vez. Afectaba a hombres, mujeres y niños, que bailaban hasta que se derrumbaban de agotamiento. Uno de los primeros brotes importantes fue en Aquisgrán, Alemania, en 1374, y se extendió rápidamente por toda Europa; un brote particularmente notable se produjo en la epidemia de baile de 1518 en Estrasburgo.

Según la Wikipedia,  afectó a miles de personas durante varios siglos. No fue un hecho aislado y estuvo bien documentado por sus contemporáneos. Fue, sin embargo, poco estudiada seriamente, y los diagnósticos se basan en conjeturas. En general, había músicos que acompañaban a los bailarines, pero no siempre. 

Algunas teorías proponen ciertos cultos religiosos detrás de las procesiones de gente bailando para olvidar así la pobreza del período. Otros, sin embargo, piensan que es una enfermedad psicógena masiva en la que la aparición de los síntomas físicos similares, sin causa física conocida, afecta a un gran grupo de personas que se van contagiando unos a otros. 

Miles de personas bailando sin parar hasta la extenuación sin causa aparente. Danzad danzad malditos… En este verano, con este torbellino de guerras, subidas de precio desbocadas y COVID persistente son miles los que se lanzan a bailar en festivales, verbenas y demás saraos con furia renovada.                                     Un día de estos lo mismo le cogemos gusto y recuperamos la coreomanía…. Todo es ponerse.

 


domingo, 10 de julio de 2022

UN DÍA PARA NO OLVIDAR



Un día de esos que me acompañarán hasta la tumba. Un concierto distinto, emocionante, ecléctico donde los haya. Desde Zarama hasta Kaxiano pasando por AC/DC. La Big band dirigida por Jaime Martinez al servicio de este cantamañanas.  Aqui os dejo un par de muestras:  

 SANTURTZIKO KONTZERTUA BI ABESTI

lunes, 13 de junio de 2022

Roberto & Itsasalde Band


 

Pues sí. El próximo día 8 de Julio, además de la sardinada tradicional, estaré cantando junto a la orquesta de txistularis "Itsasalde" dirigida por Jaime Martínez en el puerto de Santurtzi. Se trata en realidad de toda una "big band" donde los txistus comparten escenario con vientos, percusiones, coros y demás instrumentos.                                                                                                                                 No es la primera vez que me ocurre. En la Aste Nagusia 2019, la última que pudo celebrarse antes de la pandemia, canté junto a la banda dirigida por Garikoitz Mendizábal, toda una experiencia. Desde el ayuntamiento de Santurtzi surgió entonces la propuesta: "si cantas en Bilbao, te queremos ver en el pueblo". 

Por desgracia, a lo ya de por sí emotivo que promete ser el acto, se une la reciente muerte de mi madre, para quien las celebraciones en torno a la virgen del Carmen (ella también se llamaba así) tenían mucha importancia. Será una actuación dedicada en cuerpo y alma a ella.   

Así que trataremos de dar el callo. Hay temas que se han convertido en obligados para la fecha y que cantaré con gusto  "Soy de Santurce" (Santurtziko naiz bigarren partean) , "Desde Santurce a Bilbao", "Itsasontzi Baten", "Santurtzi Aldea Guay" (espero contar con la colaboración de su autor Luis Pereira) . Tambien me lanzaré a la piscina en versiones del "Higway To Hell", "Black is Black", "Atharratzeko Gasteluko Kantua"  y "We Are The Champions" reconvertida en "Guk Irabazi Dugu" y dedicada a la Sotera. Caerán, por supuesto,  unas cuantas de Zarama y alguna sorpresa más que no quiero desvelar todavía.  El día 4 de Septiembre haré lo propio en fiestas de Zestoa - con dos canciones de Zarama-  compartiendo esta vez escenario con Eñaut Elorrieta de Ken Zazpi. 

A ver que tal.     

    

 

sábado, 14 de mayo de 2022

ROBERTO MOSO ETORBIDEA


Aquí os adelanto lo que será el nuevo callejero de Bilbao para 2136.  Como era de esperar una importante avenida central lleva mi nombre. Todo un detalle por parte de los visionarios que llevan a cabo la Expo del FANT 2022, el festival de Cine Fantástico de Bilbao. Comparto honor con Eskorbuto, Vulpes, Lemmy Kilmister, MCD, Motorsex, Doctor Deseo, Alex Oviedo etc. Ya puedo palmar tranquilo vamos.   

viernes, 15 de abril de 2022

DONOSTIA 1904: TIGRE CONTRA TORO

 


Pongámonos en situación: una plaza de toros repleta de gente rugiente y en medio, sobre la arena, un toro de lidia y un león, convenientemente excitados para la ocasión se enfrentan a vida o muerte en una pugna salvaje.  ¿Estamos hablando del Coliseo romano o similares? No. El “espectáculo” se produjo en la desaparecida plaza de toros del Txofre, en Donostia en un acontecimiento que llenó el recinto a principios del siglo pasado y que está documentado en los periódicos de la época.                                                                                                           El evento podría haber quedado en pura anécdota. Un capítulo más del libro de los horrores en el mundo autodenominado como “civilizado”. Pero aquello se salió de madre y la sangre se derramó más allá de lo previsto.                                                                                Fue el 24 de julio de 1904. Después de una novillada habitual, se anunciaba la lucha entre el tigre de Bengala “Cesar” y el toro “Hurón” de cinco años. En los días previos, los dos animales fueron expuestos al público: el tigre en una jaula y el toro en los corrales de la misma plaza. El “Correo de Guipúzcoa” podía leerse el anuncio: “Mañana tendrá lugar en la plaza de toros el sugestionador, atrayente y esperado espectáculo de la lucha del tigre y el toro”. En el ruedo se montó una enorme jaula de veinte metros de diámetro diseñada por “los señores Sarasola y Carrasco”.                          

Efectivamente se celebró la primera parte del espectáculo, pero la gente lo que estaba ansiosa era por ver como se desarrollaba la pelea entre los dos animales. “El Correo de Guipúzcoa” relataba así lo que ocurrió a continuación:                                                              

«Eran cerca de las  siete cuando comenzó la pelea. Las dos bestias fueron sacadas en jaulones. El tigre venía conducido por Mr. Ramband, comerciante de fieras marsellés, que lo vendió por 7.000 francos, “garantizando su poder y ferocidad”. Ambos animales fueron excitados con disparos y coletazos antes de abrir las compuertas para que sus cajones pasaran al jaulón. La pelea, desde el primer momento tuvo poco interés, con gran dolor de los franceses, que habían apostado por César, porque éste, a pesar de su ferocidad garantizada, comenzó a correr ante los cuernos de Hurón, que, en cuanto le echó la vista encima, le acometió, resuelto a destriparle. Logró alcanzarle, y empuntándole, lo zarandeó terriblemente, arrojándolo luego a la arena y pateándolo a su placer. El pobre César, quejándose, procuraba defenderse a zarpadas y mordiscos, y Hurón fue herido en el hocico y en las patas. Luego el tigre acobardado, se pegó a los barrotes de la jaula y comenzó a dar vueltas, buscando ansioso la salida, mientras el bravo Hurón, en el centro del campo de batalla, mugía escarbando la arena y sin ganas de rematar a su adversario. Pero como el público había ido a ver la muerte de uno de los dos animales, exigió que nuevamente se les excitara para obligarles a combatir. Lo exigieron lo mismo los franceses que los españoles, y obedientes, los empleados de la plaza, consiguieron que César, chamuscado por los cohetes y herido a pinchazos, se levantase, y que Hurón, furioso le pateara y corneara de nuevo, destrozándole un brazuelo. De pronto, el tigre, en un arranque supremo de ferocidad, saltó al cuello del toro, marcando todo a dentellas y zarpazos, y el cornudo, dando una sacudida tremenda, arrojó al felino contra una de las puertas de la jaula, y acometíendole allí con ímpetu terrible, destrozó la puerta, saliendo ambas fieras a la plaza”

Las crónicas relatan como el pánico se extendió rápidamente ya que el tigre podía saltar a los tendidos En esos momentos los migueletes, cuerpo de milicia encargado de la seguridad, armados con pistolas y fusiles Maüsser iniciaron un tiroteo al que se unieron paisanos que portaban pistola, algo, al parecer, habitual en aquellos años. El resultado fue de un muerto y dieciocho heridos. César, el tigre, murió tiroteado en la plaza, rematado por un señor que saltó resuelto con su revolver. El toro, Hurón, fue abatido en el corral. La crónica de “El Correo de Guipúzcoa” terminaba así:

«La sangre ha corrido en la plaza de toros, vertida por las balas Maüsser de la fuerza pública, que con gravísima e injustificada imprudencia rompió, no sabemos por orden de quién, un fuego graneado contra el tigre que yacía agonizante en el ruedo a la puerta misma de la jaula». «¡Pobres hermanos nuestros, que fueron a solazarse un rato y se encontraron con un balazo! Fuimos de fiesta y volvimos de entierro».


viernes, 8 de abril de 2022

JÓVENES

 


Los dos son jóvenes. Los dos tienen posters de los Beatles. Los dos están enamorados. Los dos son de familias humildes, los dos están preocupados por su futuro. Los dos podrían ser grandes amigos. Tienen mucho mucho en común.

La pena es que uno de ellos acaba de morir, destrozado por un misil que ha lanzado el otro.

sábado, 2 de abril de 2022

JULIETA VENEGAS VICTORIA EUGENIA ANTZOKIAN




 Simpática y elegante se mostró la mexicana Julieta Venegas en su concierto del lunes 28 de marzo de 2022 en el teatro Victoria Eugenia de Donostia.                                                            Formato de trío con batería y contrabajo que funcionó aceptablemente, aunque sin llegar a sonar como en sus conciertos con banda completa. Julieta también apareció sola en escena en algunos temas, al acordeón, piano o charango, como en este que os muestro en primicia. Como es habitual en sus bolos, el público mostraba una enorme variedad de generaciones y aspectos, una transversalidad no muy habitual con un nexo común, el gusto por unas canciones que generan buena onda y hablan de sentimientos que unen al común de los mortales.         

martes, 29 de marzo de 2022

VINILO TEMPORE. (Gotzon Bastida)

 


          “A menudo recuerdo cosas que no he vivido.”              

          Los domingos, a eso de las once de la mañana, echaban a andar en dirección a Santurce atravesando zonas sin edificar, vacíos interestelares llenos aún de maleza y deshechos por los que corrían perros sin dueño, recorriendo un camino de tierra que seguía el trazado del muro de la fortaleza de San Juan de Dios, dejando a la izquierda el poblado de las Casas Prefabricadas de El Burgo, construidas para alojar entre paredes de papel a los afectados por las explosiones del gas butano, hasta desembocar en la carretera nacional a través de un pequeño túnel peatonal que conservaría mucho tiempo -como si de una siniestra advertencia se tratara- sus paredes ennegrecidas por el humo y el fuego de alguien a quien habían quemado allí mismo (¿quién? ¿por qué?). Llegaban luego hasta una sala de juegos situada en una de las primeras calles del pueblo, donde jugaban unos futbolines, tal vez unos petacos, todo tan físico, tan profundamente orgánico aún, tan confiadamente ajeno a la ofensiva que la SEGA Corporation, Arcade y los Space Invaders estaban a punto de desencadenar y que partiría la Historia en dos poniendo el mundo en sus manos… Salían de allí para recorrer más calles – mediodía: panes bajo el brazo,  zapatos de ir a misa, olor simultáneo a colonia, gasoil, lejía y café- hasta llegar a la sala Young´s de Las Viñas, en cuyo interior les esperaban, entre las nebulosas fosforescentes de una realidad paralela, las actuaciones en directo de Storm, Triana, Burning, Bloque, Fusioon. Aun eran demasiado jóvenes para beber, para fumar, para follar (siempre que no fuera en sueños) o para preocuparse por el qué pasará mañana. A sus quince años eran tan solo agentes infiltrados en un mundo que aún no era el suyo, pero que lo sería pronto. Cuando eso sucediera, el fin de la inocencia sería el precio a pagar, pero qué más daba: era algo que iba a suceder hicieran lo que hicieran. Así que cuanto antes, mejor. A una edad en tierra de nadie, sin asideros, en la que tan fácil era quedarse a la intemperie, vagando en la inmensidad de un espacio helado y vacío, la música les servía como una estrella en torno a la que orbitar; un motor que les empujaba a moverse, caminar y explorar el mundo que les rodeaba, además de un vínculo de acero entre ellos. Ellos: esos mismos cuatro pelagatos que algo así como dos horas después de haber entrado, emergían de las tinieblas del Young´s a la luz del día con ritmo de samba en las venas y todas las áreas del cerebro recalentadas en su empeño por procesar semejante ensalada de nuevos estímulos. Y, como si estuvieran de pronto rellenos de helio, flotaban ingrávidos acera abajo hasta la calle del Dólar para aprovechar que El Delfín Verde –agazapado en una de sus bocacalles- permitía entrada libre en el último tramo de su sesión matinal. Una vez dentro, fascinados por la calidad sobrenatural del equipo de sonido, cautivos de los haces de luz de la bola de espejos y el ir y venir de los focos giratorios, tonteaban por la pista, rehenes de los arreglos siderales del “Papa was a rolling stone” de The Temptations, del desparpajo orquestal del Nuevo Sonido de Filadelfia, del acrobático humor amarillo de Carl Douglas y “Kung Fu Fighting” o de la perversidad adolescente del “Sugar Baby Love” de The Rubettes. Hasta que de pronto se encendían las luces con una canción lenta que era siempre la misma y que venía a decir: todo el mundo fuera. Y entonces desandaban el camino, Los Cuatro. De vuelta al hogar. Y tal vez eligieran en esta ocasión volver a través de las humaredas de las parrillas de sardinas del puerto, recorriendo el paseo del Relleno por toda la dársena hasta alcanzar la Náutica y las piscinas de su infancia, cruzando el parque de los monos estremecido como siempre por los graznidos de los pavos reales, empezando a divergir a partir de ahí sus vectores hasta colocar a cada uno de ellos ante su propia comida familiar, inevitablemente conectados por los hilos invisibles de lo vivido, la sólida textura de un domingo cualquiera al que aún le quedaba la mejor de sus dos mitades: la tarde.

 

 

                                        1

            «Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.”

                                                                                       “Cien años de soledad”

 

               Las epifanías y el contacto con lo mágico se producen a edades tempranas. En los sapiens, a partir de cierto momento, pongamos los trece años, la materia gris disminuye en tamaño y las sinapsis neuronales se reducen sensiblemente. Como contrapartida, las conexiones que permanecen se especializan en la efectividad. Efectividad frente al mundo que les rodea. Pragmatismo. De pronto, la fantasía pasa a ser una amenaza, una rama sobrante. Hay que poner los pies en el suelo. Bajar la cabeza de las nubes. No mirar volar las moscas. La mecánica corporal se concentra en la adaptación y la supervivencia. Todo lo demás es apartado. Desaparece. O se esconde en una remota región interior esperando el momento propicio para reaparecer…

                Por lo que se refiere a A.M., sus tres iluminaciones, así es como él prefiere llamarlas, todas ellas previas a su adolescencia, son:

 

Primera Iluminación: Round & Round

              “Me veo, no sé a santo de qué, en la casa de Alberto Arana. Ambos somos amigos de las monjas, Colegio Santa Ana, Portugalete, algo así como el preescolar. ¿Tendremos cinco, seis años? El portal es el primero de la calle Carlos VII. El número 2. Haciendo esquina con General Castaños. Una casa alta para la década de los sesenta, casi un rascacielos. Aún sigue ahí. Idéntica a sí misma, a pesar de los años transcurridos. Un lugar también para las noticias luctuosas pues, desde tiempos inmemoriales, hasta hoy, las funerarias exponen en su fachada las esquelas de los muertos del pueblo. Impresos rectangulares con la foto del que se ha ido, nombres de los familiares, hora y lugar del funeral y que en paz descanse. La lluvia los golpea con frecuencia y los papeles acaban disolviéndose sobre la acera, esa misma acera que los muertos habrán pisado tantas veces. Resulta que como el padre de Arana es marino, la casa está llena de cosas raras. Exóticas. O eso me parece. Estamos en la cocina, que es amplísima, y Arana me va a enseñar su último juguete. Aparece con un enorme platillo volante con ruedas que deposita en el suelo y que empieza a rodar sobre las baldosas hasta chocar con la pared y entonces ¡cambia de dirección! Y sigue rodando hasta topar, un par de metros más adelante, con la pata de la mesa… ¡y lo hace de nuevo!¡Gira él solo! No daba crédito. Mi cabeza humeaba… ¡Aquel cacharro podía estar rodando de un lado para otro hasta el juicio final! ¡Si lo bajáramos a la calle y lo dejáramos sobre la acera, daría la vuelta al mundo!¡No se pararía jamás!”

 

Segunda Iluminación: Invisible Touch

           “Un día mi padre saca del bolsillo un trozo de metal oscuro, feo, irregular. Del tamaño de un dedal. Lo pone sobre la mesa de madera del comedor. Agarra unos alfileres que había por allí y los sitúa a cinco o diez centímetros y de inmediato se desplazan por sí solos hasta agarrarse con fuerza al metal. ¡Un imán! Cráneo humeante de nuevo. ¡Así que había fuerzas invisibles que podían mover las cosas! ¡Con un imán gigantesco se podrían arrastrar camiones y derribar aviones y vete tú a saber cuántas cosas más! Me pasé el día probando aquel prodigio sobre todo tipo de superficies y descubriendo que no todo lo que parecía hierro lo era en realidad y que la potencia de un imán era capaz de traspasar el plástico y el papel. Todos los días de los meses siguientes, sacaría algún momento para dar vueltas en mi sesera al vital asunto de “cosas que se podrían llegar a hacer con un gigantesco y poderosísimo imán”.

 

Tercera Iluminación: The Art of Noise.

            “Doy un brinco en el tiempo. Tendré ya trece años. Mi tío Santi, hermano de mi padre, trabaja como empleado en una tienda de electrodomésticos de Portugalete. Un día, como yo llevaba tiempo dando la tabarra con la idea de un tocadiscos o al menos un transistor para mi uso exclusivo (ya asomaba sus antenas y parte de su cuerpo segmentado el gusano musical), aparece por casa con un radiocasete (sería más apropiado decir un reproductor de casetes, es para lo que servía, allí no había radio alguna incorporada). Lleva una cinta de demostración de música orquestal que suena bien y nada más. Pero luego pone una cinta virgen, vuelve a introducir la mano en la caja de cartón y extrae, envuelto en su plástico, un rudimentario micrófono.  “Y con esto se puede grabar lo que quieras”, dice. Conecta el cable a una compleja entrada lateral. Presiona a un tiempo dos teclas y me acerca aquel artilugio… “Di algo”, “¿Y qué digo?”, “Lo que quieras”, “No sé qué decir”, “Con eso ya vale, verás” ...Apartó el micrófono, rebobinó la cinta, dio al play y… ¡eran nuestras voces! ¡El momento que habíamos dejado atrás estaba atrapado para siempre allí dentro! Nunca hubiera podido creer que fuera así de simple. ¡Podría cazar todos los sonidos, todas las canciones, las voces, la vida entera! No es que deseara aquel trasto… ¡es que lo necesitaba más que al aire! ¡Sería mío y nunca me separaría de él! Y eso es lo que hice. De alguna forma.”

 

                                         2

 

            Acabábamos de estrenar la década de los setenta. Toda la familia comíamos en la mesa de la cocina. La radio estaba sobre el frigorífico. No era ya una de aquellas soñadoras y hermosas radios grandes a válvulas con el nombre de todas las ciudades del mundo escritos en el dial que morirían ejecutadas por la llegada de la frecuencia modulada. Tuvimos una de esas, por supuesto, cálida y barroca, de arquitectura única, pero había expirado poco tiempo atrás. Como Hemingway, tiró la toalla cansada de luchar contra un tiempo que la excluía. Y un día, sencillamente, entregó su alma con un último suspiro y dejó de “andar”. Su sucesora estaba hecha de otra pasta. En realidad, ya no era una radio propiamente dicha: se trataba de un transistor forrado con una gruesa funda protectora que lo defendía del polvo y la suciedad y dejaba acceso a los botones fundamentales. Echaba humo todo el día, ese transistor. Dale que te pego con las voces marciales de siempre dando las noticias de siempre. Curas impartiendo sermones apocalípticos desde locutorios franquistas con olor a incienso. El Ángelus a las doce en punto. Empalagosas voces blancas reclutadas en la Sección Femenina de Falange leyendo la programación del día. Consejos comerciales doblados por el peso de la caspa, pero aun así entrañables. Yo soy aquel negrito. Soberano es cosa de hombres. Mantenga limpia España. Pero de un tiempo a esta parte algo estaba cambiando ahí dentro. Surgían nuevos lenguajes, nuevas propuestas. Todavía eran tan solo excepciones, islas diminutas en medio de un aburrimiento oceánico, pero crecían y se multiplicaban con rapidez. Desde esos rincones del dial nos llegaban por fin canciones que parecían hechas para nosotros… Y ahora, gracias a aquel ingenio grabador de mi tío Santiago, yo podría capturarlas en una casete y disfrutarlas cuando me diera la gana. A la hora de comer, los todavía larvarios 40 Principales eran una buena oferta. El micrófono llevaba un sencillo accesorio de plástico que se le acoplaba y le hacía levantar el morro, como un mortero en zona de guerra. Colocados uno al lado del otro, mi nuevo aparato empequeñecía al transistor hasta hacerles parecer Godzilla y la Hormiga Atómica. Antes de sentarme a la mesa dejaba todo el tinglado dispuesto. Luego empezaba a comer convertido en un ceñudo tirano atento a la voz de los locutores. Al anuncio de determinada canción, abandonaba de un salto el zancarrón con tomate para lanzarme sobre la nevera exigiendo silencio a todos mientras ponía el trasto a grabar presionando dos de sus teclas al tiempo. Si en algún lugar hay un registro de los momentos estelares de la petulancia este ocupa, a buen seguro, un lugar destacado. ¿Se puede ser más cretino? ¿Simplemente, por qué no me arrojaron por el balcón y luego siguieron a lo suyo? Y así día tras día, tensando el microclima familiar con mi antojo, acumulando grabaciones y broncas, hasta cosechar finalmente un C60 con unas diferencias atroces de volumen, interferencias, tajos a destiempo y en el que, mezclado con el “Vals de las mariposas” de Danny Daniel, podía oírse el sonido de las cucharas sopeando, el siniestro arrastrar de banquetas y la tos de mi abuelo.

 

                                           3

 

 estamos Los Cuatro sentados en la terraza de un sitio que se llama el Kubrick Bar y me parece curioso que se llame así porque las pelis de Stanley tienen lo suyo en música el tío se lo tomaba tela en serio como por ejemplo las cosas sintetizadas que suenan en la naranja mecánica o el así habló Zaratustra de la escena de los monos de 2001 uf mucha música en ese  y también el recuerdo de Schubert  maravilla piano cello violín en Barry Lyndon y más cosas porque la chaqueta metálica también guau que sí Kubrick maniático obsesivo insoportable genial y es la una y media y tomamos vino blanco y cerveza mientras vemos cómo la línea de sombra se desplaza poco a poco hasta devorarnos por completo como uno de esos monstruos de otro planeta que consisten básicamente en una mancha que se expande más y más / y entonces según pasan los minutos el sol ya no está aquí sino un poco más allá y luego más allá y luego más allá y el asunto se nota porque de pronto la  calle es un tubo de aire frío lleno de balcones fríos y baldosas frías y sillas frías y orejas frías y corrientes heladoras y es como si estuviéramos atrapados los cuatro en una placa de Petri y algún hijo de puta bata blanca experimentara con nosotros sobre el límite crítico de colapso multiorgánico a cierta edad / y pasan negros aerodinámicos llenos de bolsas vendiendo calcetines con diferentes grados de tabarra verbal y pasan también rodando bien cerca coches enormes casi siempre de color blanco y con un solo pasajero dentro que siempre parece el mismo y que mira las terrazas el muy cabrón como si deseara rociarlas con napalm en plan un día se me van a hinchar los cojones y la voy a armar mientras de  la tienda de alquiler de bicicletas que hace esquina salen dos tías fuertes y rubias tan en manga corta que solo pueden ser finlandesas que caminan calle arriba dirección a la tienda de discos power records que es de las últimas de su especie en pie porque todas las nuestras ya han muerto vellido quintana serrano corte inglés galerías preciados donde escuchábamos de pie y en mostrador circular con teléfonos auriculares uno en cada mano  y un dependiente en el centro que iba pinchando sin ningún interés y como ofendido por tener que estar haciendo lo que hacía / y me revuelvo en la silla de plástico y aluminio del bar y cambio de postura e inspiro fuerte por la nariz intentando agarrarme al instante Kubrick a la calle en la que estoy al aquí y ahora como a tabla de náufrago o risco saliente sobre el precipicio porque en realidad no estoy aquí  y sé que es por un gesto de piper de hace nada cuando aún nos quedaba un poco de sol de oro caliente y piper nos ha entregado en mano como todos los años un cd recopilatorio cosecha propia y ha bastado solo ese gesto de transacción escénica para que mi cabeza saliera disparada mil años atrás

 

                                                                        4

 

                Portugalete, 1972. Dejo la tarea de química a medio hacer y salgo de prisa de casa. Puerta, escaleras, la acera. El aire frío de febrero soplando en la cara. Son las siete de la tarde, pero ya hace tiempo que se ha hecho de noche. Viejos camiones grasientos desplazándose por la oscura carretera a Santurce como elefantes agotados camino del cementerio de marfil. Fluorescentes de baja intensidad bañando siluetas estáticas que esperan la vez en las tiendas de ultramarinos con un capazo vacío en las manos. Sombras chinescas en las ventanas. Bajar, bajar, bajar rápido toda la cuesta hasta el puente colgante. Para flotar en la barquilla sobre el agua densa-densa chocolate. Al otro lado ya espera Piper. Siempre nos sentamos en la piedra. Ahí mismo. Me entrega la nueva casete grabada. Basf C90 Hierro. Impecable. Dejamos pasar tres o cuatro puentes. Que vienen y van. Motos, coches, bicis, gente. Nos damos un respiro.  A nuestra bola. Esto y aquello. Risas. Cada cinta siempre lleva dos álbumes completos. Uno por cada lado. Led Zeppelin IV. Wings Wild Life. Badfinger. Guess Who, Ziggy Stardust… Mundos enteros explosionando. El Big Bang de los sonidos. Pero siempre sobran minutos para un relleno, canciones sueltas que completan el minutaje. La última siempre acaba a tajo. Como debe ser. Se aprovecha hasta el último aliento grabable. Y ahí siempre hay sorpresas. En el relleno. Delicatessen. Maravillas emergentes de cosecha piperiana. Elliot Murphy. Mama Cass. Stealers Wheel. Grand Funk. Caen las primeras gotas. Finas. Casi imperceptibles. Adiós. Nos vemos mañana. En el colegio. Y ya estoy cruzando de nuevo la frontera entre dos mundos. Smic / Smac. Ánodo y cátodo. Sístole y diástole. Hacia la otra orilla. Sobre la ría, otra vez, ahora escenario de un ballet de remolcadores terminando jornada. Subir, subir, subir, remontar las cuestas bajo el eterno sirimiri. Comercios cerrando. Estrépito de persianas tableteando como carracas al caer. Paraguas brillando como focas. Bares desnudos con una única figura apoyada en la barra, el chiquito en la mano, mirando hacia fuera sin ver. Llego a casa. Soy yo. Olor a castañas asándose sobre la chapa de leña y carbón. Pelo húmedo y aun así directo a la habitación que comparto con mi hermano. El cuaderno y el libro siguen abiertos sobre la cama tal y como los dejé. Sodio, potasio, rubidio. Saco la cinta del bolsillo y con un par de gestos hago que “Madman across the water” comience a sonar. Y con las primeras notas del piano las paredes se derrumban y el techo de la habitación salta por los aires.

 

                                        5

 

               Los viernes por la tarde, un portero vestido como el recepcionista del Hotel Hilton de Nueva York se cuadraba todo sonrisas ante cuatro mocosos a su llegada a la Sala Jamaica de Portugalete. Había una razón de peso: entre ellos estaba el hijo del jefe. La familia de Piper eran los propietarios de aquel palacio de los sueños situado en el camino al campo de San Roque. El primero de los grandes aciertos era el nombre: Jamaica, tres sílabas con sabor a las películas de piratas que veíamos en las matinales de cine. Ni el reggae ni Marley ni la hierba estaban aun ni remotamente en nuestro radar, así que Jamaica era una luna roja brillando sobre el mar, la calavera y los huesos ondeando en el palo mayor, garfios, patas de palo, mujeres salvajes con escotes vertiginosos soltando una carcajada con los brazos en jarras y broncas multitudinarias en las tascas del puerto. Jamaica, ¿a quién se le ocurriría llamarlo así? Y, ¿por qué? Pensándolo ahora, no solo sería el portero, me imagino que allí habría más ojos pendientes de que Piper se encontrara a gusto, que no le faltara de nada. Y por añadidura, tampoco a los desgarramantas que le acompañaban. Intuyo manos invisibles que despejaban discretamente nuestro rincón favorito (tal vez hasta sacando de allí a empujones a algún incauto), veo camareros ajustándose con premura el corbatín bajo el chaleco, erguidos como mariscales austrohúngaros a nuestro paso, recuerdo refrescos servidos en vasos impolutos, abrillantados hasta el desgaste y al disc jockey atento como un pointer a lo que nos hacía mover el pie para incluirlo en el epígrafe “tema imprescindible-pinchar los viernes” … Stones, Purple, Led Zep. ¿Qué más se podía pedir? De nuevo el destino haciéndonos un regalo, los dioses sonriendo a nuestro paso, la fortuna arropándonos con su manto de plata. Entre aquellas paredes íbamos a ver, tan cerca que podíamos tocarlos, a los integrantes de grupos como Mezcla, Andrómeda o La Quinta Reserva dejarse la piel en versiones salvajes de canciones insólitamente “à la page”. Allí intercambiaríamos, hablando los cuatro al tiempo, nuestras desventuras más recientes entre los muros del penal menesiano. Por allí empezaríamos a ver pulular personajes que, por su aspecto y la música que les hacía vibrar, serían nuestros futuros aliados. Y allí, extasiados por esa sensación de libertad extrema que solo puede ofrecer la tarde de un viernes, con el ánimo estratosférico de tener todo un fin de semana por delante, resulta que a la mínima nos poníamos a bailar.

 

                                        6

 

                Siendo realistas, el término bailar les quedaba un tanto grande. Aunque, por otro lado, a su favor hay que decir que lo daban todo. En las discotecas, Los Cuatro pasaban de permanecer amodorrados en una mesa claramente periférica del local a saltar al foso de un brinco y fregar la pista con el sudor de sus cuerpos con tan solo sonar el primer acorde del “Highway Star” de Deep Purple. ¡Qué instinto escénico! ¡Qué asombroso sentido del espectáculo! ¡En contadas ocasiones, antes y después, la civilización occidental ha podido contemplar semejante despliegue de gestualidad! Tocaban guitarras fantasmales, redoblaban baterías aéreas y sus dedos recorrían teclados invisibles mientras cabeceaban ceñudos golpeando un clavo imaginario con su frente. Con el tiempo, esa coreografía no dejaría nada al azar: las sincronías eran perfectas y cada nota estaba en su sitio, pues la canción la habían escuchado un millón de veces. Y si los dioses del sonido tenían a bien que a Deep Purple le siguiera algo como el “Gerdundula” de Status Quo, el cuarteto entraba en trance místico, perdiendo el poco control que les quedaba, agitándose epilépticos bajo el influjo de misteriosas y terribles descargas eléctricas, con los ojos en blanco como los no-muertos de las noches de Haití.

 

                                         7

 

los padres de Manu tenían una tienda de ropa y novedades llamada coquet que recuerdo como un mundo aparte ordenado y acogedor y con un olor mullido a lana y angora y tergal donde había que probarse jerseys camisas nikis pantalones la madre siempre rápida y nerviosa y el padre siempre grave y sonriente y hasta tímido en aquel espacio de mostrador doble con una puerta que daba a un almacén que era un tetris de cajas de cartón de todos los tamaños un lugar en el que me gustaba estar con cualquier excusa pero al que a partir de cierto momento solo se iba si no había más remedio porque la norma y el impulso natural eran escapar todo lo posible del radar de los padres pero claro la tienda desapareció y ahora veo tanto tiempo después al pasar por allí el local reencarnado en algo que se llama encurtidos sánchez donde venden un montón de cosas metidas en tarros de cristal aceitunas chorizo queso pimentón de la vera como extrañas formas de vida flotando en formol / porque el tiempo cabrón ha ido demoliendo las cosas que nos acompañaban y ahora el Young´s es un supermercado y el Jamaica también dos supermercados enormes en los que los guardas jurado dimiten uno tras otro aterrorizados por ver en la noche a la luz de sus linternas refulgentes ectoplasmas que se mueven entre los pasillos de conservas galletas licores artículos de limpieza leche yogures flotando concentrados en sí mismos los ectoplasmas ondeando sus luminosas transparencias siempre al compás de con su blanca palidez de procol harum que es sin discusión alguna una de las canciones más devastadoramente tristes que se han escrito nunca nunca nunca y que ya en sí misma por sí sola y sin fantasmas por medio justifica que el más bregado de los guardas arroje todo sobrepeso y salga por patas de donde sea perdiendo el culo y sin mirar atrás

miércoles, 16 de marzo de 2022

JUKE BOX

 Gotzon Bastida.


Solo mucho más tarde nos enteramos de que aquello era una jukebox, para nosotros era una máquina de discos. Un robot prodigioso que no tenía ningún problema en mostrarte a través del cristal cómo lo hacía: el brazo desplazándose solemne hasta agarrar delicadamente el single seleccionado. Una vez atrapado, su arrastre a trompicones hasta el punto de reproducción. Un par de segundos más y la espiral girando ya a cuarenta y cinco revoluciones por minuto. Y por fin, el sonido. Aquello era pura magia. Pero era caro. Por eso, la máquina se pasaba muchísimo tiempo en silencio. Triste y sola, como el arpa de Bécquer, hasta que un corazón partido no podía evitar gravitar en círculos y caer en su órbita, rascarse el bolsillo, teclear la selección y al poco en el aire explotaba una canción horrenda que convertía a todos los presentes en víctimas de un sociópata sónico que ahí seguía aún, el muy cabrón, satisfecho y ondulante, las dos manos apoyadas en los extremos del ingenio, los ojos escudriñando de nuevo el listado de canciones para decidir cuál iba a ser su próximo golpe, ajeno del todo a los puñales que llovían sobre su espalda . Pero otras veces, ah, otras veces era bien distinto y una covacha triste habitada por futbolines y niñatos con acné volcánico se iluminaba con una buena canción. O un bar se sacudía la modorra.                                                                                                   Y así, en el caprichoso mundo de mi memoria, en la sala portugaluja de Desi sonará hasta el día del juicio final la maravillosa “Nutbush City Limits” de Ike & Tina Turner; y en otra sala, posterior y efímera, junto a la casa de mi amigo Flaki, será el Bangla Desh de Harrison; y en una extraña sala de Las Arenas hundida en el subsuelo rebotarán eternamente entre sus bajísimos techos los acordes del “Communication Breakdown” de Led Zeppelin, y en un bar frío y desapasionado que hacía esquina en la plaza de Santurce será el “Rock and roll” en dos partes de Gary Glitter, y…