miércoles, 2 de julio de 2008

"SOTERA PA-RA-PA-PÁ"



Uno creció, como no, canturreando en excursiones y fiestas aquello de “Soy de Santurce, bonita aldea, soy del pueblo que gana en las regatas de las traineras”. Mi abuela Mónica decía que era mentira, que ella nunca había presenciado tal cosa y a mí, eso me dolía. Ella llevaba en Santurtzi desde antes de la guerra, pero yo llevaba TODA mi vida, es decir 10 inmensos años y nunca se es más patriota que a esas tiernas edades.
Recuerdo cierto programa de fiestas en el que publicaron una foto muy ajada en la que se celebraba una gran victoria pretérita. Los campeones posaban en la trainera con la bandera triunfal, repeinados a lo “Belle Epoque”. Sí, abuela, hubo una era dorada en el remo santurtziarra, mira, lo pone aquí.
Pero la Mónica erre que erre... “yo siempre oía lo mismo, que si la culpa la ha tenido Kaiku, que si la culpa la han tenido las balizas, que si nos han robado la bandera...”
Ella al menos, había conocido regatas con morados en activo pero yo... yo me limitaba a cantar una tonada en la que todo era nostalgia: ni bonita aldea, ni pueblo que gana... eso sí, lo de “de babor a estribor, de proa a popa” era una maravillosa excusa, ya en la adolescencia, para “arrimar el ascua” en las maravillosas bajadas, donde por fin, había una excusa para el amigable hermanamiento con las chicas, especialmente guapas en esos días de sayas y mahón.
Pero a veces la vida te sorprende para bien. A mediados de los setenta escuché a mi madre hablar de Agustín Martín. Este hombre, que entonces regentaba una tienda de muebles, llevaba décadas predicando la necesidad de resucitar el remo en Santurtzi. Él había crecido en Mamariga, de donde era su familia. En su seno había mamado la afición a un deporte del que había escuchado innumerables gestas y anécdotas. Una de las más curiosas hacía referencia a la sardinera Sotera San Martín una mujer, que improvisaba versos y coplas sobre diversos “susedidos” del pueblo, incluyendo, como no, las regatas, siempre repletas de pasiones y polémicas. Esta mezcla de periodista y bertsolari hacía las delicias de los santurtziarras de principios del pasado siglo. Una vecina de mi infancia, Doña Filomena, me contó en cierta ocasión que Sotera tardaba apenas unos minutos en elaborar sus coplas. Las que han llegado a nuestros días demuestran una riqueza de recursos y un talento innato admirables.
Sotera era una de las fascinaciones de Agustín Martín, que tenía muy claro cual habría de ser el nombre de la futura trainera.
Agustín sería presidente y mecenas del nuevo club de remo Virgen del Carmen. Bajo la batuta de Joseba Urtiaga, se venía trabajando desde los años sesenta y en el 75 (el mismo en que moriría Franco) se producía la increíble noticia. Santurtzi volvía a las regatas de traineras.
Mi padre ya me había llevado a estos eventos. El era de Sestao y estaba con Kaiku. Entre mis recuerdos infantiles figuraba uno que me había impresionado especialmente: tras una regata observé a los bogadores de Orio desfilar con la trainera al hombro. Varios de ellos llevaban los pantalones manchados de rojo a la altura de las nalgas... ¡era sangre! Mi padre me lo aseguró con indiferencia de antropólogo. ¡Eso si era un deporte duro!
Entre el año 77 y el 79 se produjo el gran subidón. De pronto uno podía viajar por la costa enarbolando orgulloso la bandera morada y sintiendo la inmensa emoción de ver a los tuyos atravesar una y otra vez la meta ¡en cabeza!. “La marea morada” invadía las costas con nuevas eufóricas canciones: “Sotera, es la trainera que quita el hipo a Euskadi Entera” “Mírala, Mírala, Mírala, Mírala”, “De quien es esa trainera que va debajo del puente...”. Recuerdo caras de asombro en la playa de la Concha. Todas las aficiones son alegres, pero aquello era una pura explosión. Ahora se podía volver a cantar “Soy de Santurce” con orgullo y subrayando cada sílaba del verso “el pueblo que gana en las regatas de las traineras”.
En cierta ocasión algunos miembros de la cuadrilla nos aventuramos a ver el Gran Premio Nervión desde una txalupa. Fue divertidísimo, pero no vimos nada en absoluto (y casi terminamos en Ziérbena)
La fiebre soteril nos llevó incluso a intentar convertirnos en bogadores. La mayoría no tardamos en dimitir: Unas cuantas vueltas en “trainereta”, un par de chapuzones en la ría (con el maldito skiff) y una aparatosa colisión contra el muelle de la Virgen fueron suficientes para mermar nuestra moral, aunque no la de todos: Aberto Alonso (Kaskuzio) sería nuestra aportación estable a posteriores glorias moradas.
Bien, ya lo sé, no vivimos ahora los mejores tiempos... pero visto lo visto ¿quién dice que esto no cambiará otra vez?
Sotera es una trainera con nombre de mujer (siempre me ha encantado) y el futuro se escribe en femenino plural. Sea como fuere esto no puede terminar de otra manera: ¡AUPA SOTERA!

10 comentarios:

El Conde de MonteCristo dijo...

Fui un "renacuajo testigo" de esos gloriosos años de finales de los 70 gracias a la afición de mi abuelo. Con él iba a ver las regatas, sobre todo a Portugalete. Recuerdo el ambiente, con muchísima gente, con apuestas a pie de calle, etc. Fueron tiempos de victorias para la Sotera y también para Kaiku.

ROBERTO MOSO dijo...

¿KAIKU TAMBIEN? NO LO RECUERDO...
QUE YA SEEEEEE, ES BROMA.

Joseba Lafuente dijo...

Eso eso, Kaiku también juas juas...

kora-jor dijo...

good

Tutto dijo...

Sólo un puntualización, ya que el resto de lo que cuentas era yo muy niño, pero el patrón era Josean y no Joseba. A este si que le he conocido.

Por lo demás, ¡Miralá, miralá, miralá, miralá, SO-TE-RA!

ROBERTO MOSO dijo...

Con todo el agradecimiento por la puntualización. Es posible que se llame Josean o Jose Antonio, pero es conocido como Joseba Urtiaga. Te remito a este interesante documento que publicaba el ayuntamiento de Santurtzi:
SOTERA</a

El tío Goyo dijo...

este año si!!!!!, a la ACT!!!!!

nineuk dijo...

Si señor, ¡y esto es solo el comienzo!

Maixabel RODRIGUEZ IRIARTE dijo...

Otra puntualización no era el club de remo Virgen del Carmen es Itsasoko ama. Muxu bat eta segi horrea santurtziarra de pro.

nineuk dijo...

!Se acepta la moción!