miércoles, 23 de septiembre de 2009

ECOLOGÍA



En 1998 el parque natural de Yellowstone sufrió un incendio que acabó con el 45% de su superficie boscosa. Se habló entonces de inmenso desastre ecológico de incalculables consecuencias. Años después, en uno de esos documentales que a veces se nos atascan en el mando a distancia me encuentro con un sorprendente reportaje que habla del “incendio ecológico de Yellowstone”. La tesis que ahora defienden los biólogos del parque sostiene que los propios bosques, llegados a cierto grado de evolución, favorecen las condiciones para provocar “autoincendios” que les permitan regenerarse. El sol, el viento y la hojarasca actuarían en armónica misión depuradora. Esa sería la razón por la cual el parque natural experimenta ahora una milagrosa recuperación.
En la aplastante soledad del sofá me asaltaron torvas reflexiones. ¿Y si todo siguiera la misma lógica? Tanto pensar que el ser humano es un auténtico peligro para la madre Tierra, que nos vamos a cargar los bosques, los mares, las ballenas, que hay que reciclar… ¿Y si la madre tierra creara cada cierto tiempo su propio “autoincendio” que le permita sobrevivir y en esta etapa, ese virus ecológico se hubiera desarrollado a partir del homo sapiens? La naturaleza es sabia, la humanidad no. Es cuestión de tiempo y el tiempo, tan importante para nosotros es insignificante para el planeta.
Los restos del homínido más antiguo, hallados en Etiopía, datan de hace unos 4 millones de años. Si adaptáramos a un año la historia del cosmos, colocando el Big Bang al empezar enero, en ese hipotético año en el que un día equivaldría a 50 millones de años, el hombre aparecería a un minuto de las campanadas de Nochevieja. Nos creemos muy importantes y somos un puto moco. Nuestro calentamiento global quizá solo sea la primera brasa del gran incendio ecológico regenerador. No vuelvo a cenar huevos fritos.

9 comentarios:

LUISMARI dijo...

PARECE QUE TAMBIÉN HAN VUELTO LOS BERRONES. LLAMARLES Y PREPARAR 2 CONCIERTOS CONJUNTOS, UNO AQUÍ Y OTRO ALLÍ. A VER SI LUEGO ALGUIEN ES CAPAZ DE ENTENDER, INCLUSO EXPLICAR, LA CONEXIÓN ENTRE LA RECONVERSIÓN SALVAJE Y EL CABALLO DE LA MARGEN Y LAS VERDES PRADERAS Y EL BABLE ASTUR.

Anónimo dijo...

Salud!

La Naturaleza es sabia; tanto que nos enseñó hace tiempo lo que es la 'destrucción creativa'...
http://es.wikipedia.org/wiki/Destrucci%C3%B3n_creativa

EsSa dijo...

Curiosa la teoría del "autoincendio" para la regeneración.

Un saludo!

CAMIO dijo...

Es como el ave Fenix, resurge de sus cenizas, no somos mas que un mero instrumento de destruccion.

Termina-Aitor dijo...

Nin Greenpeace ni hostias. Ayudemos a la tierra en su regeneración ecológica: Más nucleares, más emisiones calentadoras, más desarrollo atómico.

El Conde de MonteCristo dijo...

Y en Garoña saben esto?

Sin haber cenado aún, a palo seco, sólo se me ocurre decir esto:

It's the end of the world as we know it (i feel fine)

Xabier dijo...

Kaixo Roberto.
Kasualidadez gaur aurkitu det zure blog hau.
Urtarrilaren 30eko entrada irakurri det.
Suposatzen hor zeuden kezka guztiei eman diedan erantzuna jasoko dezula.
Hori besterik esateko idatzi dut.
Agur bat!

Xabi Arakama

Roberto Moso dijo...

Eskerrik Asko Xabier. Nere sarrera hori ere nahiko "bapatekoa" izan zen eta neurri batean damutu egin nintzen egiteaz. Nik subentzio politika horren kontra sinatu nuen baina hori entzutean nolabaiteko lapidazio baten aurrean geundela iruditu zitzaidan. Enfin, doinua bazeukan bere grazia eta agian ez genuke dena horren serio hartu behar. Besarkada bat. Ea nonbaiten elkartzen garen .

El Conde de MonteCristo dijo...

Estaba yo pensando después de tu "pedo post-huevo frito" la matraca que nos están dando con la supresión de las putas bolsas de plástico de los supermercados. Ahora se han convertido en algo parecido a bombas de neutrones. Pero si la mayoría se utilizaban para la basura (cuña publicitaria:Zarama), con lo que ya se reciclaban!!
Ahora tendremos que hacer un gasto extra en comprar bolsas de basura de plástico igual de "ecológico" que las del pryca. Todo esto sí que huele pero a negociete de cadenas de hipers y de algún político con intereses.
Y lo de los putos anuncios de Iberdrola, Repsol,etc con tanto verde, tanto río y tanto cielo azul...algún día repetirán la estúpida pregunta del anuncio de compresas: a qué huelen las nubes?