sábado, 21 de agosto de 2010

PLAYA.

Dia solitario de playa: lectura, paseito entre las olas, campeonato de "Bodyboard", mensajes por megafonia en tres idiomas, con entrevistas en inglés y todo a los deportistas. Por unas horas el paisaje roza lo idílico. Jóvenes rubios cachas comparten gritos de excitanción entre las olas con la infancia multiétnica. El bañador (y no digamos la pelota picada) crea un paisanaje de "vestimenta" homogénea, aquí no se notan camareros ni dentistas y el menú es parecido para todos: baño, paseo, palas, tumbar, libro, bocata...
Termino "El Viaje Intimo de la Locura" de Roberto -Extremoduro- Iniesta. Me lo regalaron con grandes loas recomendatorias y la verdad es que me daba pereza. Me espantaba el título. Me hacía temer otra historia de autodestrucción. Resulta ser un relato original e imprevisible que nada tiene que ver ni con las drogas (aunque quizá estas si hayan influido en semejante argumento) ni con el Rock. Solo te diré que la alucinante peripecia de Don Severino, el notario solitario, deja un regusto de lo más agradable y la "locura" se muestra en su acepción más positiva.
Cuando estás solo en la playa, tomar el sol resulta de lo más cotilla. Tendemos a pensar que nadie oye nuestras conversaciones, pero la oreja pegada a la toalla lo sintoniza todo. Una de las más nítidas versa sobre tatuajes. La verdad es que abundan cada vez más. Antes era cosa de legionarios, marinos y presos. El que llevaba un dibujo en el brazo ("Amor de madre" y cosas así) era, con mucha probabilidad, un tipo duro de cojones. El fantástico espejismo agosteño parece no dar ni agua a cualquier síntoma de crisis, paro o "EREes". Pero ya de retirada observo a los "Iñakis" y a los artesanos que se apìlan en las salidas y sus rostros son un poema. Se diría que no compra ni Dios. El día prometía un cielo claro y un sol sonriente. A última hora llega un contingente de nubes con la orden expresa de reprimir un atardecer hermoso (párrafo inspirado en el libro citado).
A menudo, el mero hecho de estar en la playa me hace evocar una canción de John Mayall , "Deep Blue Sea", incluida en el álbun "USA UNION" de 1970. No es la única. Otras canciones que yo llamaría "de playa": "Rockaway Beach" de RAMONES (y su genial versión de Siniestro Total: "Rock en Samil") , "The Tide is High" de Blondie "La Marea" de Rubén Blades, "Marejada Feliz" de Roberto Roena, "Sun is Shining" de Bob Marley y ya en plan tristón (el verano se acaba y eso): "Summer Almost Gone" de los Doors y "The End of The Summer" de Boby Daring. Se aditen sugerencias para la elaboración de un recopilatorio. Sería algo así como: "Canciones para una playa digna".

6 comentarios:

habie dijo...

Pues a mi me pone el cuerpo de playa kiko veneno, si me tengo que quedar con una canción para estos menesteres puede ser la muchachita del disco veneno.

nineuk dijo...

Ese habie. ¿Vienes conmigo a la playa mañana?

Termina-Aitor dijo...

"Una Lágrima cayó en la arena, en la arena cayó tu lágrimaaaaa..."

Miren B. Lauzirika dijo...

summertime....

Mitch Lacroix dijo...

hey Rober!!

aqui reportandose Mitchell el de mexico me recuerdas?
(el fan de eskorbuto)

hace mucho que no pasaba a leer tu blog

la verdad no he tenido mucho tiempo de navegar por internet, puesto que estoy estudiando en USA.

pero sigo viviendo en mexico, cruzo la frontera todos los dias
jajaja

Siempre eh tenido el espiritu punk de izquierda.
Sonara ironico pues me meti a estudiar la academia de policia de los Estados Unidos.


bueno tengo que despedirme
espero estes viviendo momentos gratos en tu vida!

Comence con un blog personal hace algunos meses, asi que estare checando tu blog seguido.

SALUDOS hasta la madre patria :)

nineuk dijo...

Mirembe: Summertime es una canción incuestionable para "un verano digno", pero aunque "fishes are jumping" no la veo muy de playa.
Mitch: Encantado de verte de nuevo por aquí. Entiendo que estás en camino de ser policia-USA...ufff. Me temo que tu blogg va a ser muy interesante. Que la suerte te acompañe...