domingo, 30 de enero de 2011

1967 EL INCENDIO DEL BUTANO

fuente: "Imágenes de la Historia de Santurtzi"
Si alguien busca en Google información sobre el descomunal incendio que se vivió en Santurtzi (con indicencia indirecta en todas las localidades cercanas) en la noche del 17 al 18 de enero de 1967 no hallará nada. Afortunadamente quedan las hemerotecas, algunas incluso -la de La Vanguardia y ABC por ejemplo- accesibles en la red, que nos permiten obtener información (siempre mediatizada por la época en que se publicaban) de lo que fue para muchos una noche de angustia que aun se recuerda entre los que la vivimos.
La entrada sobre la cacería de monos, me ha animado a buscar noticias publicadas entonces sobre aquel pavoroso suceso y sus consecuencias. Según se publicó en el libro "Imágenes de la historia de Santutzi" de Luis Amann Egidazu y Román Alonso de Miguel : "la noche del 17 al 18 de enero de 1967 se incendió un aljibe ferroviario de butano licuado,estallando cuatro vagones en la terminal del Puerto Franco. Provocó 778 personas damnificadas y 295 viviendas afectadas". Lo que pudo ser una catástrofe de dimensiones incalculables se saldó con una sola víctima mortal (el jefe de la policía municipal, muerto por un infarto al enterarse de lo ocurrido).
Aunque aún no había cumplido los siete años, recuerdo perfectamente la angustia de mi familia, indecisa sobre qué hacer en aquellas circustancias, la indefinición de las noticias contradictorias y escasas en la radio, la marea de paisanos que huian del pueblo sin rumbo definido y aquella cúpula roja que dominaba el cielo nocturno de Santurtzi. Yo no pasé mucho miedo. Mis padres decidieron permanecer en casa y me dijeron (supongo que para tranquilizarme) que el incendio estaba muy lejos y no corríamos peligro. Claro que tampoco pudieron evitar que yo viera correr a muchos vecinos con los puesto. Nos quedamos sin luz y más tarde sin teléfono y mi casa se fue llenando de parientes y vecinos asustados que no contribuyeron precisamente a que reinara la calma, aunque a esas edades, lo que te dicen en casa, "va a misa".
El 18 de enero, el corresponsal de La Vanguardia en Bilbao, Fernando Barrena explicaba así lo sucedido en una crónica titulada:
Horas dramáticas en Santurce y subtitulada:
fuente: "Imágenes de la Historia de Santurtzi"
Un violento incendio consume los depósitos de «Butano»
y de la «Campsa»:
 
Un violentísimo incendio que alcanzó a medianoche su punto culminante,
está destruyendo los depósitos de la CAMPSA y BUTANO en Santurce.
Por razones que se desconocen, el fuego se inició en unas nuevas
instalaciones para el desembarco de butano, inauguradas precisamente
en el dia de noy. Poco después el fuego se propagaba a un tren butanero
estacionado ante el muelle en llamas, cuyos aljibes. fueron volando
hasta alcanzar las primeras instalaciones de la CAMPSA que
coincidían con la primera unidad del tren siniestrado-
A medianoche el sector ofrecía un dantesco aspecto, Iluminado por
altas llamas que crepitaban entre espesas columnas de humo. Violentísimas
explosiones dejaron pronto sin luz eléctrica a Santurce y Portugalete,
así como Santurce se quedó también sin teléfono. Esta última
avería ha aislado casi totalmente al pueblo cercano a Bilbao, del cual
dista unos quince kilómetros (...)

Sin datos suficientes para informar de un modo completo sobre la
evolución del siniestro' —que es de extraordinaria gravedad—, en este
momento podemos adelantar que todo el sistema de lucha contra incendios
de Vizcaya está movilizado al máximo, mientras que han sido
trasladadas a Santurce (punto de llegada, por cierto, del petróleo de
Valdeajos) todas las ambulancias de la zona. Asimismo se han movilizado
todos los servicios de urgencia de los hospitales, aunque, afortunadamente,
todavía no ha sido preciso utilizarlos.
El hecho definitivo es que el incendio continúa.
Todos los buques sitos en el Abra han soltado amarras y se han
hecho a la mar. Gran parte del pueblo, situado a varios kilómetros de
estos depósitos, está siendo asimismo evacuado. Desde la otra orilla del
Abra bilbaína, a cinco kilómetros de distancia, varios miles de personas
siguen las incidencias del fuego.
La evacuación de los habitantes de Saaturce se está realizando en
unas condiciones auténticamente dramáticas, pues las largas filas de
hombres, mujeres y niños discurren hacia Portugalete o los montes inmediatos bajo un cierzo helado.
Conviene tener en cuenta que estas instalaciones de la CAMPSA
serán, juntamente con las de Barcelona, las mayores de España, ya que
están destinadas a abastecer a una importantísima zona industrial.

Estas primeras informaciones, marcadas por la urgencia y la imprecisión propias de las primeras horas, se iban concretando en días posteriores. Así ABC, en crónica telefónica de su corresponsal, Francisco Echevarría ,titulaba el 19 de enero:
EL INCENDIO DE SANTURCE PUDO SER CATASTRÓFICO SI HUBIERA AFECTADO AL COMBUSTIBLE ALMACENADO EN EL MUELLE EXTERIOR
A causa de la impresión recibida, murió de un ataque cardíaco el jefe de la Policía Municipal de la ciudad .
El incendio de Santurce quedó totalmente extinguido en la tarde de hoy, pues solamente quedan latentes los rescoldos, que un retén de bomberos se ocupa de destruir.
Desaparecidas las llamas y el humo, se ha podido comprobar que ningún depósito de gasolina de la Campsa ha ardido; únicamente los mas cercanos al siniestro que se encuentran chamuscados. La propagación del fuego fue evitada por la constante refrigeración del agua y con la espuma de los extintores cuando se cortó el suministro de aquella al quemarse el transformador.
Las explosiones fueron producidas por los tres vagones cisternas de butano; que han ardido, así como por los bidones pequeños vacíos, que con el calor saltaron por los aires.
A última hora de la tarde de hoy la normalidad, casi por completo. ha vuelto a reinar en la. población. Sin embargo, durante el día las calles y plazas, principalmente frente al Ayuntamìento, se vieron abarrotadas de gente, toda vez que la mayor parte de los trabajadores no han acudido a las fabricas, talleres y oficinas, después de una noche de insomnio en la que el pánico imperó en Santurce y sus alrededores.
La concentración humana ante el Ayuntamiento se debía principalmente a que
sin interrupción llegaban personas en busca de noticias de algunos familiares, sobre todo niños y ancianos, los cuales fueron evacuados y alojados en lugares habilitados
para ellos, incluso en casas particulares y en los pueblos cercanos; No era de extrañar la tensión nerviosa de algunas mujeres, producida por la angustia de saber de sus seres queridos, pero las autoridades se han desvivido para hacerlas comprender que no debían preocuparse, puesto que no se tenían noticias de víctima alguna. En efecto, ninguna noticia de víctimas ha llegado a nosotros, afortunadamente. Únicamente por la mañana ha sido asistido un bombero del Parque de Bilbao, habiendo sido curado de quemaduras en las piernas,de pronóstico reservado.
Hoy, con la luz del día, se ha podido comprobar los daños que la acción de las explosiones ha producido en los edificios. Varias casas situadas frente a los depósitos de la Campsa se encuentran reventadas. Sus estructuras han quedado en pie pero los tabiques, incluso los interiores están destrozados. Por fortuna, sus moradores salíeron precipitadamente de sus hogares tan pronto como se declaró el incendio. La primera explosión se produjo una hora después de producirse el incendio. Sesenta y dos familias, hasta este momento, han quedado sin hogar. Los edificios que ocupa la Compañía de Butano. así como los de la Campsa; han sufrido daños de bastante consideración. Sin embargo el depósito franco contiguo a dichas instalaciones no
ha sufrido grandes daños. Se han roto infinidad de cristales no sólo de Santurce, sino incluso de Las Arenas y Algorta; poblaciones situadas al otro lado de la ría, frente a aquel pueblo.
El alcalde ha manifestado que se cree que más de la mitad de los habitantes
de. Santurce (45.000 es el censo actual) evacuaron la población.
En el Cuarto de Socorro municipal han sido asistidas más de ciento y pico de personas, pero muchas ellas de lesiones leves producidas por caídas y tropezones como consecuencia de la precipitada huida para ponerse a sa1vo.
En cuanto a los daños materiales, su cálculo resulta en estos momentos imposible de reflejarse. Muchos millones de pesetas tendrán que barajarse. De todas formas, lo más importante es que el siniestro no ha ocasionado pérdida humana alguna ya que el fallecimiento del jefe de la Guardia, Municipal de Santurce fue debido a un ataque cardíaco(...)

El inmenso susto se tornó en indignación, y pocos días después se produjeron violentos incidentes en una manifestación expontanea que exigía responsabilidades frente al ayuntamiento. Es la primera vez que tengo conciencia de haber presenciado una carga de la Guardia Civil. Si el día del incendio consiguieron tranquilizarme, aquel otro de los disturbios no lo podré olvidar jamás. En unos instantes me vi metido en una confusión de carreras y caidas aparatosas que no entendía en absoluto, pero presentía verdaderamente terrible , entre los jardines del parque.
La agencia CIFRA lo recogía así, en crónica del 24 de enero:
ALBOROTO PUBLICO EN SANTURCE
Los manifestantes lanzaron piedras contra el Ayuntamiento y la fuerza
pública
Bilbao, 23. — Varios millares de personas,portadoras de pancartas alusivas,
se manifestaron ayer frente a las instalaciones que Butano tiene enclavadas en Santurce, pidiendo la retirada de las mismas dada la peligrosidad que su actual emplazamiento encierra para dicha
población. Desde un balcón del Ayuntamiento, el alcalde de Santurce se dirigió a los manifestantes,a los cuales pidió que se retiraran y prometió la ayuda total de las autoridades, si bien dentro de los cauces legales establecidos.
Grupos de manifestantes empezaron a tirar piedras contra la fachada del
Ayuntamiento y contra los policías que habían acudido a disolver la manifestación por lo que se procedió a la detención de algunos alborotadores.
Tras la intervención del párroco y coadjutores de la parroquia de San Jorge
y tras la puesta en libertad de los detenidos, se disolvió la manifestación a las tres y cinco de la tarde.
En esa misma fecha Europa Press publicaba un teletipo de tono más "amable" titulado:
AYUDA A LOS DAMANIFICADOS
Para aliviar el problema creado a las 150 familias que han quedado sin hogar tras las explosiones registradas en la noche del día 17, continúa incrementáadose la suscripción pública iniciada por el Gobierno Civil de Vizcaya y a la que se ha sumado generosamente toda la población vizcaína. Por su parte, la Delegación del Ministerio de la Vivienda lleva a cabo las gestiones precisas para acelerar el montaje de varios bloques de viviendas prefabricadas, donde se albergarán los santurzanos más directamente afectados por el siniestro. Continúan registrándose, además, espontáneas iniciativas con el propósito de facilitar nuevos alicientes en las suscripciones pro damnificados. El gesto de
Zarra de donar la camiseta de internacional que vestía cuando marcó el gol de la victoria española contra Inglaterra en Río de Janeiro, se han unido ahora los dos de los ex ciclistas Jesús Loroño y Federico Martín Bahamontes,los cuales han cedido, el primero, el «maillot» de ganador de la Vuelta a España 1957 y el toledano el que vistió al retirarse del ciclismo.

Podríamos terminar este repaso con una cierta sonrisa amarga de recuerdo, pero lamentablemente, no muchos años después, el 18 de noviembre de 1974, volvimos a tener un susto considerable cuando en plena clase del instituto, un director de rostro contricto nos invitó a todos (sin muchas explicaciones) a desalojar las aulas y dirigirnos raudos a nuestros hogares, ¿La causa?, otra vez las instalaciones del puerto. Os dejo con la crónica de LA VANGUARDIA. En esta ocasión el pánico no fue tan extendido ni las imágenes tan espectaculares, pero el balance de víctimas fue peor: Así lo recogía la crónica del día 19 de noviembre de 1974:
SANTURCE: Un muerto y trece heridos -dos graves- en una explosión en un silo del puerto.
Al parecer fue debida a una concentración excesiva de gases
por la fermentación del maíz almacenado
Santurce (Vizcaya), 18. — Un muerto, dos heridos graves y once de menor consideración,es el balance de víctimas de una fuerte explosión registrada en lá zona portuaria de Santurce que ha afectado a un depósito
de grano de la empresa «Aceprosa» (Aceites y Proteínas. Sociedad Anónima), y a una galería subterránea que recorre gran parte del muelle y en la cual hay una tubería de productos petrolíferos.
La explosión ocurrió1 entre las nueve y cinco y las nueve y diez de la mañana —con la consiguiente alarma entre los vecinos de la localidad de Santurce—, y tras ella se produjo un pequeño incendio. Sobre
las diez y media de la mañana se restableció la normalidad en la zona urbana próxima al muelle, a lo cual contribuyó la rápida
actuación de las autoridades provinciales y
locales y la Guardia Civil. Al parecer —según el testimonio de uno
de los heridos— se produjeron tres explosiones en cortos intervalos de tiempo, todas ellas violentas y perceptibles en diversas
poblaciones de ambas márgenes de la ría. 

To be continued?

11 comentarios:

CAMIO dijo...

cuando veo las imagenes de los refugiados de guerra por las carreteras, recuerdo aquella noche.
Caminabamos desde Santurtzi a Portugalete por el Campoo (hoy la subida a Portu por San Juan de Dios, precisamente en este lugar se construyeron las casas prefabricadas que alojaron a los que perdieron su casa aquella noche).
Hubo un detalle que aun hoy me pone la cane de gallina, aquella marea de gente que huia lo hacia en silencio, un silencio que helaba y que se acentuaba cuando una gran explosion enrojecio el cielo.
El butano, esos grandes tanques que hay camino Zierbena, no llegaron a explotar, si lo hubiesen hecho, hoy hablariamos de miles de muertos y muchos de nosotros nunca nos hubiesemos cruzado en nuestras vidas
un saludo

nineuk dijo...

Si, ese era el comentario generalizado en su día. cada vez que he tenido noticia de catástrofes posteriores (mucho más graves) como Bophal o Chernobyl se me ha pasado por la cabeza qué habría pasado si explotan esos depósitos.

Noemí Pastor dijo...

Esto me sirve para recordar que NO TODO está en Google. Bueno, ahora, gracias a tí, sí está.
Entonces yo vivía en Lutxana Barakaldo y no recuerdo nada de esto, aunque les he oído hablar a los mayores, claro. Preguntaré a mi ama y a mi tía.

nineuk dijo...

Lo que sí está en Google (y está muy bien) es la posibilidad de acceder a "hemeroteca ABC" "Hemeroteca La Vanguardia" y "Revista Triunfo" que llevan a la posibilidad de buscar en TODOS los ejemplares editados... Por cierto, que si alguien quiere leer mas opiniones sobre este post tambien hay aquí: http://www.facebook.com/santurtzi.santurce/posts/130661243667165?ref=notif&notif_t=mentions_comment

tusfo dijo...

Yo no me acuerdo de la explosión del butano, tenía apenas dos años, y lo que sé ha sido lo que me han contado familiares y demás. Lo que no se me olvidará nunca es la huella que dejó en la conciencia de la gente de santurtzi. En el terror a que volviera a ocurrir. Unos años (¿diez?) después, explotó un silo de grano en el puerto, y entoncés sí que pude ver ese terror. Cómo nos sacaron de la escuela. la familia esperando en un vilo, La gente que huía del pueblo como podía,... El butano dejó un poso de terror en Santurtzi. Y desde entoncés, además, la situación na ha hecho sino empeorar: más instalaciones peligrosas, más materiales explosivos,.. y, paradógicamente, más vehículos. Si hoy pasara algo parecido, nos quedaríamos como sagutxus, totalmente bloqueados.

Anónimo dijo...

A mi me pillo con cuatro añitos y vivía en el barrio vista alegre de Santurtzi, tengo varios flases sobre aquello, el primero es que estaba en un bar con mi padre y tenia un jariguai de naranja entre las manos se fue la luz y cuando volvió el vaso estaba hecho pedazos y su contenido vertido encima de la mesa.
El segundo recuerdo es el de entrar en la que entonces era mi casa y recuerdo la puerta y las ventanas destrozadas y a mi hermano pequeño llorando en la cuna.
Luego tengo un tercero de dirigirnos a Portugalete, a no se muy bien que sitio.

No se porque pero tenia detrás de la oreja que ibas a sacar esta noticia Rober.

nineuk dijo...

Muy cinematográfica la escena del jariguay (Diossss que maravillosa palabra en proceso de extinción). Supongo que se me ven las obsesiones (y más después de lo de los monos)...

putoamodelabarraca dijo...

Yo era pequeño y como tenia familia, nos fuimos esa noche a Sestao.

Ahora bien no se que fue mas peligroso, si la explosion en si o pasar de noche por el Burgo, el barrio prefabricado que se contruyo para realojar a los afectados y que fue un nido de "quinquis" de la epoca.
Tambien al oiros hablar del jariguai, me he acordado de los cubitos. Para los no iniciados y la gente mas joven, os dire que el jariguai era la casera o gorbea cola o naranja y el cubito era una especie de cutre-polo hecho con jariguai helado y un palillo. Se vendia en los puestos y era otra alternativa junto a los flash congelados. Que tiempos y yo que mayor soy, ja, ja

nineuk dijo...

No tengo un recuerdo tan kinky del burgo (y eso que jugué mucho por allí). por lo que sé, la versión vertical de aquellas casas sí que ha resultado ha resultado conflictiva de cojons.
Tambien recuerdo que alguien ardió a lo bonzo en el callejón que había al final de las casas del burgo... fue un tema que me desasosegó muchísimo.

Santiago Beltran dijo...

Yo si me acuerdo tenia 19 años venia en ese momento en tren de Bilbao y subia por Capitan Mendizabal al bar de mi padre El Arco Iris, el ya bajaba con toda la familia corriendo a la estacion y recuerdo ya montados en el tren para escapar, oimos una tremenda esplosion y una tremenda iluminacion, como el tren no terminaba de arrancar, salimos corriendo pero todo era un caos, ya vimos que arrancaba el tren y nos fuimos a Bilbao casa de unos amigos. Si teneis algun comentario mi correo es......santiagobeltratola@hotmail.com

nineuk dijo...


Bueno, pues como el correo me rechaza contantemente los mensajes te escribo desde aquí.Igual suena la flauta y lo lees.
Yo celebré el banquete de la primera comunión precisamente en el Arco Iris y recuerdo muy bien la época en que todo Capi era una zona próspera y “chic” adonde venían de todo el gran Bilbao (recuerdo a jugadores de Athletic dejándose ver por ahí)
En mi caso mi padre decidió que no nos íbamos a mover (vivíamos en la cuesta de Cabieces y no había tanta sensación de peligro) . Yo tenía 7 años y como es natural creí ciegamente en lo acertado de la decisión...
Un abrazo.