viernes, 9 de mayo de 2008

S.O.S.


Compró aquel libro de texto en la feria de segunda mano. A medida que iba pasando las páginas aquel resobado volumen le estaba creando una extraña inquietud. “Los hombres primitivos vivían en cavernas”, “Los puntos cardinales son cuatro” “El cuerpo humano se divide en tres partes”...no, ahí no estaba esa infancia feliz que pretendía recuperar. Lo que iba emergiendo página a página era una creciente asfixia, una indefinida impaciencia que le producía sudor y temblor de manos. De pronto, un pálpito, un flash, un fogonazo desde algún rincón de la conciencia le movió a pasar las páginas como un poseso hasta llegar a una en particular. Ahí estaba el mensaje. Bajo la torre de pisa lo había escrito con letra marchita: S.O.S.

2 comentarios:

El Conde de MonteCristo dijo...

Parece un texto orientado a un concurso que proponía como tema principal el libro jejeje. Te sirvió como inspiración?


saludos,
El Conde

ROBERTO MOSO dijo...

Vaya, pues es verdad...podría haber ganado! bueno, otra vez será.