martes, 3 de febrero de 2009

SONRISA


Como una institutriz de cuento, la estricta gobernanta de la agencia de modelos gestionaba todos y cada uno de los movimientos de sus chicas. En los ensayos, cuando una de ellas dejaba de sonreír, la directora, con un rápido y certero movimiento de dedo accionaba una sonrisa en su propia boca, mientras miraba amenazante a su víctima. Todas sabían que no habría más de dos avisos.
Han pasado 15 años y aquella desgraciada que abandonaba entre sollozos el ensayo es ahora rutilante actriz y modelo de moda. El prime time del sábado noche le rinde pleitesía mientras la ex directora la ve por el televisor a monedas del hospital. De pronto un primer plano, una mirada que atraviesa la pantalla y una perfecta sonrisa de hielo que ,sí, va dedicada expresamente para ella.

5 comentarios:

Javier dijo...

Lo que hay que hacer para salir por la tele, todas esas personas que esgrimen ahi su sonrisa que pasado tendran detras....

Roberto Moso dijo...

Uff, gracias, Javi...ya creía que se iba a quedar en cero. ES una chorrada, pero la indiferencia puede dar más palo que las malas opiniones...

El Conde de MonteCristo dijo...

Yo estaba callado como un puta por si da la impresión de que estoy a sueldo por hacer comentarios favorables.
Cuando lo leí en la página de "Pompas de papel" me sentí en parte identificado, es como Dumas me concibió, es la historia de una venganza.

Roberto Moso dijo...

¿Tarifa habitual?

El Conde de MonteCristo dijo...

Déjamelo en el paraíso fiscal de siempre