jueves, 2 de abril de 2009

ACTOR ROTO


Aunque nunca jamás lo habría reconocido, el actor guardaba un gran recuerdo de aquella actuación irrepetible, muchos años atrás. No, no fue la interpretación de un clásico ni ninguna de sus comedias. Tampoco sus apariciones en televisión donde llegó a tener cierta continuidad en programas de no poca audiencia.
Ahora, el implacable mazo del tiempo y la enfermedad han pulverizado sus energías, y la consciencia del próximo final le aterroriza hasta disparatar sus palabras y sus actos. El viejo actor acude a su cajón secreto de donde va sacando sus fetiches: La peluca, las gafas, la guitarra. Se va colocando todo con inmensa torpeza, en un proceso doloroso pero también estimulante. Entonces puede sentir nítidamente el inmenso auditorio repleto de cabezas y cámaras de televisión que vuelan a su alrededor. Suenan entonces el eco de su presentación y la música de su canción. Su corazón se acelera sus ojos se humedecen y llega el gran momento:
“El Txiki txiki mola mogollón, lo bailan en la China y también en Alcorcón”...

7 comentarios:

El Conde de MonteCristo dijo...

Joder qué bueno, me mondooooo.
Eso le sucederá al prota dentro de 30 años en un programa del estilo "Los mejores años de nuestra vida" de TVE.

Helua dijo...

jajajajajaja.. muy bueno!!

Antonio dijo...

Ya. Ya. Y tú también ;-)

Noemí Pastor dijo...

Qué crrruel.

Javier dijo...

Al menos este hombre , tuvo sus 15 minutos de gloria en esta vida, creo que andy warhol lo decia, otros no tienen ni eso.

Roberto Moso dijo...

No tiene por qué ser el caso concreto de este hombre, pero sí es cierto que una mera bomba mediática, cuenta más que muchos trabajos valiosos menos "televisados".

Helua dijo...

Roberto, te oí anoche, en "POMPAS.." leer el texto, y tb me gustó mucho, pero, ya no me hizo reir. No se, si fue por la entonación de tu voz..