sábado, 14 de noviembre de 2009

SUPERSTICIÓN


Vio la camiseta en el armario y tras dudar un instante, se la puso con decisión. Las supersticiones son eso, supercherías. Esa camiseta no daba mala suerte. ¿Cómo podía siquiera pasársele por la cabeza?.
La verdad es que fue un día de mierda. Pero tantos eran así. Vamos a ver, ¿acaso había discutido con su mejor amigo por la camiseta? No fastidiemos. ¿Acaso le habían abierto expediente por la dichosa prenda?, ¿tuvo algo que ver en la solicitud de divorcio? No por dios, eso estaba ya cantado. Así que al final del día, harto ya de desastres se emborrachó en soledad y su coche cayó por un terraplén hasta hundirse en el mar. Incluso entonces cuando daba vueltas dentro del auto, cuando la película de su vida se le proyectaba a gran velocidad, se negó a culpar a cualquier fetichismo. Hizo bien, aquel surfer sorprendido pudo sacarle del coche tras descender buceando y tirar con fuerza de la providencial camiseta con un 13 en la espalda.

4 comentarios:

habie dijo...

estás que te sales.

JV dijo...

Ser supersticioso trae mala suerte. Siempre lo he dicho.

fernando dijo...

Me ha gustado. La idea no esta nada mal y usted sabe contarla. Zorionak.

Roberto Moso dijo...

Grasias compais. Que la suerte nos acompañe a todos.